¿Líder opositor? ¡Al banquillo de los acusados!

9. marzo 2010 | Por | Categoria: Conflictos en Asia, Destacados


miradas art ¿Líder opositor? ¡Al banquillo de los acusados!

En el Sudeste asiático, liderar el partido de la oposición es un camino rápido para acabar en el banquillo de los acusados. Durante las últimas semanas, importantes figuras políticas de Tailandia, Camboya y Malasia se han enfrentado a procesos judiciales, mientras que la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi ha visto denegada su petición de reducción de condena por parte de la Junta Militar birmana.

suu kyil ¿Líder opositor? ¡Al banquillo de los acusados!

“Espero encontrarme con ustedes en mejores días”, aseguró Suu Kyi a la prensa una de las últimas veces que salió de su casa, hace casi dos años, para asistir a su último juicio. La Junta Militar birmana la condenó entonces a 18 meses más de arresto domiciliario, después de que un americano consiguiera burlar las medidas de seguridad y entrar en casa de La Dama, como es conocida en Birmania. La premio Nobel lleva 15 de los últimos 21 años recluida en su casa de Rangoon, capital del país. En caso de que se celebren las elecciones anunciadas para este año, las primeras en veinte años, Aung San Suu Kyi no podrá participar.

Aunque el caso de la dictadura birmana es extremo en el Sudeste Asiático, en la mayor parte de los países de la región la situación de los opositores políticos es delicada. En Tailandia, considerada hasta hace poco como el modelo democrático de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), el multimillonario y exprimer ministro Thaksin Shinawatra vio cómo hace dos semanas un tribunal le quitaba la mitad de su fortuna: 1.703 millones de euros. El Tribunal lo declaró culpable de abuso de poder, ocultación de bienes y daños al Estado durante su mandato entre 2001 y 2006. Thaksin, que es conocido como el “Berlusconi asiático” por sus polémicos negocios y corruptelas, es probablemente culpable. Igual de culpable que el actual primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajida, quien ha utilizado a la Justicia para quitarse de en medio a un rival político.

El demócrata sodomita y el camboyano traidor

Anwar Ibrahim se llama a sí mismo “la voz de la democracia en Malasia”. Lo cierto es que su discurso pro-democrático le ha convertido en todo un símbolo en su país. Y un símbolo sólo se elimina destruyendo lo más valioso que tiene: su reputación. Al menos eso es lo que denuncia el propio Anwar, quien actualmente está siendo juzgado por sodomía. El líder político asegura que es una estratagema del gobierno para deshacerse de su principal rival político.

 ¿Líder opositor? ¡Al banquillo de los acusados!Menos conocido es el caso del camboyano Sam Rainsy, quien hace un mes fue condenado a dos años de prisión por mover dos de las demarcaciones que marcan la frontera entre Vietnam y Camboya y que actualmente se encuentran en negociación. “Tengo pruebas de que Camboya está cediendo territorio a Vietnam”, aseguró como defensa en su juicio, al que no acudió, ya que se encuentra en exilio voluntario en París. Sam Rainsy, cuyo partido político se ha granjeado numerosos apoyos durante los últimos años, está llamado a un nuevo juicio el martes 9 de marzo por difundir información falsa acerca de la frontera entre Vietnam y Camboya. Para Hun Sen, primer ministro camboyano, Sam Rainsy no es más que un “traidor” y ya le ha avisado de que no podrá presentarse a las elecciones de 2013.

Los líderes políticos no son los únicos en esta lista. Periodistas y defensores de los Derechos Humanos también se enfrentan a menudo a procesos judiciales principalmente en Birmania, Tailandia, Vietnam o Camboya. ¿Quién será el siguiente?

También puedes leerlo en Miradas de Internacional

pixel ¿Líder opositor? ¡Al banquillo de los acusados!

Comentarios cerrados