30 años de la política de un solo hijo en China

15. marzo 2010 | Por | Categoria: China


Un día, hace 30 años, el líder chino Deng Xiaoping aseguró que todos los problemas de China residían en su “exceso de población”. Se decretó entonces que los ciudadanos chinos sólo pudieran tener un hijo, y que se enfrentaran a multas económicas en caso de sobrepasar este límite. China implantó la política de un solo hijo en 1979, como medida para controlar el crecimiento de población insostenible que sufría el país. El objetivo era aliviar los problemas sociales, económicos y sociales que suponían un crecimiento tan elevado

Principales características de la política de un solo hijo en China

Las principales características de la política de un solo hijo por familia son:

  • Fomento de las familias con un solo hijo, especialmente en entornos urbanos. Las familias que no cumplen los términos deben pagar multas económicas. Las familias que sí lo que cumplan reciben incentivos.
  • Posibilidad de tener un segundo hijo en entornos rurales si el primero ha sido de sexo femenino. Es, por tanto, una política que se aplica sólo a parte de la población.
  • Para aquellas familias autorizadas a tener un segundo, la separación temporal entre ambos deberá ser de cinco años como mínimo.

Consecuencias del control de natalidad: aborto en China e infanticidio femenino

Incluso si la política ha permitido reducir la tasa de nacimientos, otras consecuencias sociales han causado polémica.

  • Descenso de la tasa de fertilidad. La tasa de fertilidad se ha reducido desde 2,9 hijos por mujer en 1979 a 1,79 en la actualidad. Según las autoridades chinas, la política ha permitido evitar de 250 a 300 millones de nacimientos desde su implantación. No obstante, el estudio titulado Los efectos de la política de un solo hijo por familia 25 años después, realizado por dos investigadores chinos y una investigadora estadounidense, asegura que no se puede atribuir solamente a esta política la reducción de la tasa de fertilidad, ya que ésta ya había iniciado su declive antes de 1979.
  • Infanticidio femenino. La preferencia por varones ha llevado a prácticas deinfanticidio femenino y de abortos selectivos que, aunque prohibidos oficialmente, se han incrementado progresivamente. Los principales detractores del «hijo único» aseguran que los infanticidios femeninos se habían casi erradicado en China antes de la implantación de la política. Muchas de las niñas han sido concebidas en secreto y después abandonadas. Según un estudio de la Organización de Naciones Unidas, India y China se reparten el 80 por ciento de los infanticidios y abortos selectivos que se dan en el mundo. La práctica del aborto selectivo se ha vuelto tan habitual que en algunas regiones de China se han prohibido las ecografías en las que se determina el sexo del bebé.
  • Desequilibrio de géneros en China. Actualmente nacen 110 hombres por cada 100 mujeres (aunque algunas fuentes los elevan a 117), mientras que la tasa normal se sitúa en unos 103 ó 105 hombres por cada 100 mujeres. En algunas regiones se llega a alcanzar los 133 niños por 100 niñas, lo que supone un 30% por encima de la tasa biológica. Según un reciente estudio de la Academia China de Ciencias Sociales, esto provocará que en 2020 haya unos 24 millones de solteros en el país más poblado del mundo.
  • Envejecimiento de la población. La baja tasa de nacimientos ha llevado a un rápido envejecimiento de la población china. La tasa de personas con más de 65 años se ha incrementado desde el 5% de 1979 hasta el 8,1% estimado para el año 2009, según los datos de CIA FactBook.

¿El final de la política del hijo único en China?

Estas consecuencias indeseadas han llevado a plantearse el final de una política demográfica que en un principio nació como temporal. Así, algunas de las grandes ciudades, como Shanghai o Pekín, preocupadas por quién se hará cargo de los ancianos en el futuro, han lanzado políticas de estimulación de la natalidad. No obstante, el nuevo Plan Quinquenal presentado para los años 2011-2015 mantiene esta política.

pixel 30 años de la política de un solo hijo en China

Comentarios cerrados