Los hmong, el pueblo maldito de Laos

30. marzo 2010 | Por | Categoria: Conflictos en Asia, Laos


Hmong refugees behind bar in Thailand AFP Los hmong, el pueblo maldito de Laos

Refugiados hmong en Tailandia antes de ser repatriados./ AFP

miradas art4 Los hmong, el pueblo maldito de LaosSer hmong en Asia significa ser “meo”, ser bárbaro. Durantes décadas han sido tratados por sus dos principales países de origen, Laos y Tailandia, como enemigos o inmigrantes irregulares. Pero Vientiane  se ha vuelto a interesar por ellos y forzó a finales del año pasado el retorno de los últimos refugiados hmongs establecidos en Tailandia. Cuatro mil personas que han estado durante los últimos tres meses y medio en paradero desconocido. Hace cuatro días Laos los volvió a sacar a la luz.

Los Hmong han sido, como otros tantos pueblos del Sudeste asiático, víctimas de la política estadounidense en la región. Este pueblo, procedente de Vietnam, Birmania y principalmente de Laos y Tailandia, se convirtió en los años 60 en una de las principales armas arrojadizas de los Estados Unidos para frenar la expansión comunista en el Sudeste asiático. Seduciéndolos con suculentos sueldos, la CIA entrenó a varios miles de hmongs para luchar en la guerra de Vietnam. Unos cien mil murieron en la llamada “Guerra Secreta de Laos

Cuando Estados Unidos perdió la guerra y Laos cayó ante los comunistas en 1975, los hmongs comenzaron a ser perseguidos y la mayoría tuvo que refugiarse en otros países. Unos 40.000 huyeron a Tailandia desde donde comenzaron a ser reubicados en diferentes países occidentales, principalmente en Estados Unidos. La mayoría de los que se quedaron en Laos, entre dos mil y tres mil, murieron en campos de reeducación.

Refugiados sin derechos

El proceso de reubicación nunca terminó. En 2007, los rumores sobre un complot para derrocar al gobierno de Laos  crecieron en Estados Unidos. El complot estaba orquestado por el antiguo general anticomunista Vang Pao, refugiado el país americano. En junio de ese año, Estados Unidos arrestó a Vang Pao con un cargamento de armas que presumiblemente se dirigía a Laos.

Laos cambió su política hacia los hmnogs nada más saltar los primeros rumores y, en mayo de 2007, firmó con Tailandia un acuerdo para repatriar, antes de finales de 2009, a todos los refugiados que vivían en el el campo de Huai Nam Khao, en la provincia tailandesa de Petchabun. “El gobierno laosiano les ha hecho volver porque quiere tenerlos controlados para evitar que puedan operar desde cualquier otro país del mundo”, asegura Khun Veerawit del Comité de los Estados Unidos para los Refugiados y los Inmigrantes en Tailandia.

El acuerdo se cumplió y en diciembre de 2009 los últimos cuatro mil refugiados salieron de Tailandia con destino a Laos bajo una lluvia de críticas internacionales. En el grupo había 158 personas reconocidas oficialmente como refugiados por las Naciones Unidas. Ninguna organización internacional controló el traslado y Laos no dio ninguna información de su paradero hasta el pasado 26 de marzo, fecha en que permitió a algunos representantes de la ONU y a unos pocos periodistas ver las condiciones en las que vivían los hmongs en Phonkham, un poblado especialmente acondicionado para ellos. Varias ONGs han denunciado las repetidas violaciones a los derechos de los refugiados que han tenido lugar durante todo este proceso.

“Aún tenemos que esperar para ver qué pasa con ellos, porque tenemos muy poca información”, continúa Veerawit en una entrevista realizada antes de que se diera acceso a Phonkham. De momento, Human Rights Watch ha denunciado que se ha instalado a los hmongs en una “isla desierta” cuyo acceso es casi imposible y donde hay dificultades para el abastecimiento de agua, comida y servicios sanitarios. Sus vigilantes son además hombres pertenecientes a uno de los pueblos con los que los hmong han tenido más disputas en el pasado, la etnia Khmu, lo que ya ha llevado a los primeros conflictos. Para Vientiane no supone un problema, porque Phonkham es el lugar perfecto, una cárcel ideal donde puede tener bien controlado a su pueblo maldito.

pixel Los hmong, el pueblo maldito de Laos

3 comments
Deja tu comentario »

  1. […] Los hmong, el pueblo maldito de Laos http://www.elmundodesencajado.es/2010/03/los-hmong-el-pueblo-maldit…  por pepevaz hace 3 segundos […]

  2. Hola Laura,

    Gran artículo sobre los Hmongs, como todo lo que escribes, a los cuales considero mi familia, desde que me dieron su nombre en Vietnam. Un pueblo olvidado, siempre pagando el precio de no pertenecer a la Tierra que pisan.
    Saludos desde el Mundo Olvidado de Camboya, nos veremos en Phnom Penh antes de mi vuelta al Mundo Desarrolado

  3. Hola Laura,
    Siento constatar que tu articulo esta mediatizado por la informacion destilada durante años por el Lobby Pro Hmong o anti-lao (la banda de viejos carcas americanos republicanos- anticomunistas recalcitrantes que ha mantenido a Van Pao y su maquina de propaganda).
    En primer lugar no se puede meter a los Hmongs en el saco del anticomunismo: Fue solo gracias a los Hmongs que el Viet Minh consiguio emplazar los cañones que machacaron al ejercito frances en Diem Bien Phou.
    Respecto a los Hmongs en Laos digamos que a groso modo (y muy a su pesar) se posicionaron 50% a favor del ejercito realista/americanos y el otro 50% a favor del Pathet lao ( Faydang -Hmong- fue uno de sus fundadores y esta considerado uno de los Heroes de la Revolucion).
    Pero el drama de los Hmongs en Laos habia comenzado mucho antes de que los americanos pusieran sus ojos en estas tierras. El pueblo estaba dividido por problemas entre sus dos principales clanes, y la division fue exacervada por las prebendas concedidas a uno de estos dos clanes en el control del opio.
    Para mejor informacion sobre el tema, lease a Alfred MaCoy (The politics of Heroin in the South East of Asia), Stuart-Fox and Grant Evans.
    Para saber sobre la supuesta “masacre” de hmongs al terminar la guerra, se le puede preguntar a Robert Cooper, funcionario britanico que se encontraba en el lugar en el momento de los hechos. Si alguien los maltrato, fueron las autoridades tailandesas que no querian mas refugiados.
    Referente a los Hmongs que fueron repatriados ultimamente desde Thailandia, consideralos como emigrantes economicos. Para comprenderlo solo hay que visitar “Lak-52″ un pueblo hmong a las afueras de Vientiane. Alli fue donde, primero DHL y despues Western Union, montaron sus dos primeras sucursales en Laos, para canalizar la paqueteria y dinero que la familia madaba desde Estados Unidos. llegar a ese pais, era su unico objetivo, y de hecho, antes de la repatriacion forzosa (Lao-thai) de los ultimos 3.000 y pico refugiados, mas de 6.000 personas habia ya regresado al comprender que los USA nunca los iban a recibir.
    Hay que reconocer que el Gobierno Laosiano, en su paranoia, nunca fue muy habil en intentar resolver el “problema hmong”. Tambien hay que reconocer que su a paranoia no le faltaba cierto fundamento: Hasta su muerte, Vang Pao dedico todas sus energias y recursos en boicotear al gobierno y promover la insurreccion. Tener las fronteras al exterior cerradas (Thailandia y China) y los Khmers al sur, no han contribuido a que el gobierno optase por afrontar el problema correctamente.
    La propuesta de VP de un estado libre Hmong en el corazon de Laos, no tenia base historica, politica ni economica. En primer lugar, porque los hmongs al fin y al cabo eran unos recien llegados (mediados del XIX). En segundo lugar, porque un sistema de clanes, con una monarquia (el como rey, claro) y con la unica opcion economica en el monocultivo opio solo era viable en una situacion de guerra.
    En fin, mucha palabra, lo siento. Pero para saber sobre los hmongs y saber si es real o no ese supuesto clima de opresion y persecucion, yo recomendaria a cualquiera que se diese una vuelta por Lak-52, Phou Khao Kway o cualquiera de las zonas de mayoria hmong a principio de Diciembre, cuando celebran su Año Nuevo. Que vean el ambiente y hablen con los miles de hmongs que vienen desde los USA, Francia o Australia a visitar a la familia. Que vean y despues decidan si creen que los hmongs en laos viven con miedo.
    rafa