¿Cómo debo gastar mi dinero?

30. abril 2010 | Por | Categoria: Desarrollo, Destacados


 ¿Cómo debo gastar mi dinero?

A menudo, a los que vivimos en países en desarrollo o incluso a los turistas, nos acecha una pregunta de difícil solución: ¿cómo debo gastar mi dinero? ¿Qué debo hacer para que mi consumo sea lo más responsable posible?

El consejo más repetido es evitar lo oficial, especialmente en países con alta corrupción, y centrar las compras en establecimientos locales. Sin embargo, a menudo las posibilidades de elegir son reducidas y el conocimiento de la verdadera naturaleza de los comercios y de sus verdaderos propietarios también.

Empecemos por hacer la compra. Si seguimos el consejo anteriormente recibido iremos al mercado local, aunque lo cierto es que en la mayor parte de las poblaciones camboyanas es la única opción. Miles de frutas y verduras se apiñan cerca de algunos puestos de carne y pescado. Hay que hacer cierto esfuerzo para acostumbrarse al intenso olor de los mercados camboyanos, pero mi dinero andará mejor por estos pasillos que por los del supermercado (en el caso hipotético de que lo  haya). Compro algo de verdura y un pescado y salgo satisfecha pensando que el dinero ha ido a las manos correctas.

De camino a casa, cruzo el río y veo a varios niños de no más de 10 años pescando. Es hora del colegio y pienso ¿habrán sido ellos quienes hayan atrapado el pez que llevo en la bolsa? El reparto de mi dinero ya no me parece tan bueno. Teniendo en cuenta el Banco Mundial calcula que hay 1,2 millones de niños menores de 14 años trabajando en Camboya, es harto probable que en la producción o venta de cada una de las cosas que hay en mi casa haya participado uno de ellos. La pregunta es, si sigo comprando allí ¿ les estaré alentando para que sigan explotando a sus hijos o les estaré dando recursos para que puedan enviarlos al colegio? No tengo respuesta.

Llega la hora de rellenar el depósito de mi moto. Tengo tres posibilidades: dos compañías camboyanas, Tela y Sokimex, y la francesa Total. Me decido, por supuesto, por las camboyanas. Después me entero de que Tela pertenece a la mujer del primer ministro y que Sokimex está fuertemente ligada al partido del gobierno, el Cambodian People’s Party. No vuelvo ni de coña. Me queda una cuarta posibilidad: comprar en los pequeños establecimientos de carretera donde la gasolina se vende en botellas de Fanta de 2 litros. Gasolina, por cierto, robada en la mayoría de los casos. Conclusión: me voy a comprar una bici.

Los ejemplos son innumerables y determinan cada uno de los actos de nuestra vida cotidiana. Dónde como, a qué bares voy, qué casa alquilo, dónde me alojo cuando estoy fuera, ¿le doy dinero a un monje? ¿y a una viejecita? Por desgracia, casi nunca te queda claro dónde acaba tu dinero. En fin, a veces me dan ganas de quedarme en casa.

pixel ¿Cómo debo gastar mi dinero?

3 comments
Deja tu comentario »

  1. […] ¿Cómo debo gastar mi dinero? http://www.elmundodesencajado.es/2010/04/%C2%BFcomo-debo-gastar-mi-…  por mariquilla hace 2 segundos […]

  2. aunque compres el pescado en el supermercado, este habrá salido del mismo niño, que se lo vende a un intermediario el cual lo llevará al supermercado, el dinero se reparte mas, pero al niño le pagan menos por cada pez porque le compran todo el pescado de una sola vez

  3. Estoy totalmente de acuerdo, pero en España se es menos consciente de todo ello, porque no se ve cada día. También hay mucha parte de la economía local en la que participan directamente los niños y que poco tiene que ver con la exportación como pueden ser los niños que venden mil y una cosas y que son utilizados por sus padres porque atraen más ventas. Mi percepción es que aquí los niños están mucho más presentes en la actividad económica, por mucho que en otros países se importen tambien esos productos. Además hay muchos más elementos como la corrupción, la economía paralela que se crea en torno a los extranjeros o la, a veces, dudosa actividad de las ONG.