El poder de la televisión roja

9. abril 2010 | Por | Categoria: Conflictos en Asia, Tailandia


 El poder de la televisión rojaDisfruté mucho de los pocos ratos en que estuve viendo la televisión con los camisas rojas en Bangkok. Los seguidores de Thaksin Shinawatra habían colocado pequeños monitores en varios puntos de su campamento situado en una céntrica plaza de Bangkok y algunas grandes pantallas diseminadas por toda la ciudad. Las pantallas emitían, en un chorro continuo, los discursos de sus líderes, que los campesinos seguían con fervor. Ese canal, llamado People’s Channel, era «los ojos y los oídos» de los manifestantes. Yo no entendía nada, pero ellos hacían lo posible para traducirme los puntos álgidos del mítin.

Aquello que hace tres semanas parecía más una concentración de amigos que una manifestación para derrocar al gobierno se está transformado en una batalla campal. Justo antes de marcharme de Bangkok hace unos días, ya los noté mucho más rabiosos. Cada vez quedaban menos, pero eran los más decididos a usar la violencia. Aparecieron las primeras granadas y el gobierno llamó a una negociación que terminó en fracaso porque no se accedió a una disolución inmediata de la asamblea y se propuso esperar hasta diciembre.

En las calles de Bangkok ya sólo quedan entre 5.000 y 10.000 personas, frente a los 100.000 que participaron en las primeras protestas. Sin embargo, el movimiento se ha vuelto mucho más violento y el miércoles pasado asaltaron el Parlamento tailandés, lo que llevó al gobierno a decretar el estado de excepción.

Esta medida incluye el desalojo de Bangkok por parte de los camisas rojas y una orden de arresto contra los principales líderes del movimiento. Se autoriza además al Ejército a hacerse con el control de la seguridad y a declarar toques de queda. Se han bloqueado varios sitios de internet pertenecientes a la oposición y se han prohibido las reuniones en la calle.

Se acabaron también las concentraciones alrededor de los monitores; el gobierno les ha cortado la señal. Ha sido la gota que ha colmado el vaso. La televisión roja tiene una gran influencia entre los manifestantes y su cierre les ha ofendido. Como respuesta, han convocado para hoy una concentración ante una estación terrestre de comunicaciones por satélite en Bangkok, desafiando así el estado de excepción.

Los camisas rojas han intentado alcanzar una revolución según los métodos de Gandhi, sin tener en cuenta que éste tardó casi 30 años en conseguir su objetivo. La televisión roja ha alimentado el fervor de los más violentos. Pero derrocar al actual gobierno con un derramamiento de sangre, esta vez real, no les hará mejores que sus opositores. Al fin y al cabo, ambos habrían conseguido el poder de la misma manera.

ONG advierten sobre el terrible impacto ambiental y económico de las represas en el Río Mekong

El descenso drástico del cauce del río ya forzó a migrar para subsistir a cientos de personas

Por Anastasia Gubin – La Gran Época
06.04.2010 17:59
2010 04 06 sl  98200983 El poder de la televisión roja
Una grave sequía en el sudeste asiático y el sur de China ha causado la mayor caída en 50 años en el caudal del río Mekong, afectando a los agricultores y los pescadores que viven a lo largo de ella. (Hoang Dinh NAM / AFP / Getty Images)

La ONG Rivers afirma que son de su conocimiento los 216 proyectos de presas ubicadas en 49 países en las cuales en alguna manera tiene participación China. La empresa Proyecto Internacional de Sociedades Anónimas Sinohydro Corporation se estima controla la mitad del mercado mundial de energía hidroeléctrica, tema que es un gran atractivo económico que interesa a muchos, señala el informe.

La ONG sostiene que no bajarán la guardia ya que hay muchos problemas en los proyectos en curso y añade que Sinohydro manifestó su interés en los proyectos más problemáticos como el del Etiopía y la presa Paklay del año 2009. Once proyectos están en curso con el objeto de instalar centrales hidroeléctricas en el curso del río lo que generará graves problemas ecológicos.

Algunos han iniciado reformas en el ámbito de mejorar el ambiente pero otras empresas chinas, afirma Rivers, ignoran absolutamente el medio ambiente y las preocupaciones sociales, por lo que construyen represas como la de Birmania en condiciones horrorosas.

La empresa estatal China Southern Power Grid que provee fondos a las constructoras para varias represas en la cuenca de Mekong , ha ignorado hasta ahora todas las consultas a la sociedad civil, informó Peter Bosshand en su publicación del sitio ONG Rivers.

Interesante es el Boletín número 136 del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM) emitido en 2008 donde se habla del Río Mekong y la respuesta de los ecologistas a Jeremy Bird del CRM.

En informe relata que “dos millones de toneladas de peces se pescan cada año en el río Mekong, cifra sólo superada por el Amazonas. En Camboya, el 70% de la ingesta de proteínas de los aldeanos proviene del pescado. El Mekong también es extremadamente diverso, con unas 1.300 especies de peces; también en este caso está en segundo lugar, luego del Amazonas”.

“El caudal del Mekong es el más variable de todos los ríos importantes del mundo. Durante el monzón, corre por él 50 veces más agua que durante la estación seca. Esta variabilidad es crucial para la pesca en el Mekong”.

Cada año, cuando las lluvias del monzón transforman al Mekong en un torrente embravecido, el Tonle Sap, su afluente en Camboya, invierte su curso e inunda una vasta zona, denominada el Gran Lago.

Los bosques inundados son un ecosistema increíblemente productivo. Una enorme cantidad de alevines son arrojados al lago y se alimentan de la vegetación flotante. Existe una gran industria pesquera en el Gran Lago».

“La pesca excesiva es una amenaza para esta fecundidad, pero la mayor amenaza es una serie de represas que han sido planificadas para el curso principal del río. China ya construyó varias represas en el alto Mekong, y otras más están previstas. En los últimos años, Laos, Tailandia y Camboya también están sacando a la luz proyectos que fueron pensados décadas atrás, para construir diez represas en el curso principal del Mekong”.

El boletín continúa hablando del proyecto de Laos con graves consecuencias para la pesca tanto a nivel local como en toda la región del Mekong. Motivo por el cual más de 200 ONG en esa fecha cursaron una carta a la Comisión del Río Mekong, el organismo intergubernamental que se supone maneja el desarrollo en el río. Las ONG se quejaron en ese entonces de que “A pesar de las serias implicaciones ambientales y económicas, la Comisión del Río Mekong permaneció en silencio. Y que el nuevo presidente, un ingeniero, Jeremy Bird, a propósito de las represas sobre el curso principal del río, daba su apoyo declarado”.

El actual presidente Jeremy Bird de la CRM justificó la instalación de las presas en 2008 con las siguientes palabras publicadas en el boletín 36:

“Las espectaculares fluctuaciones de los precios del gas y el petróleo durante el último año y la creciente evidencia sobre el cambio del clima del planeta han enfocado la atención mundial en la necesidad de fuentes sostenibles de energía limpia,” escribió Bird en septiembre de 2008 en el diario tailandés The Nation. El río Mekong es “una fuente de energía colectiva con un enorme potencial” escribió. “Al día de hoy, sólo un 5% de dicho potencial ha sido aprovechado”.

Patrick McCully, de International Rivers, responde a Jeremy Bird,  según se publicó en el mismo informe,  “las represas no son fuentes de energía limpia”. “Las represas y embalses son una de las principales fuentes de calentamiento global”.

La explicación que da McCully es que la materia orgánica que se pudre en los embalses detrás de las represas emite dióxido de carbono, metano y óxido nitroso. Otras emisiones provienen de la enorme cantidad de cemento utilizada para construir las represas y del desmonte y la construcción de caminos para levantarlas.

McCully señala que, en los trópicos, las emisiones de las represas son comparables y en algunos casos muy superiores a las de una planta generadora de energía a base de combustible fósil, de tamaño equivalente.

“El daño que causará el bloqueo del Mekong con cemento y la alteración drástica del curso estacional del río no puede ser mitigado”.

“Justificar la construcción de estas represas afirmando que son ‘amigables’ para el clima, como lo hace Bird, es realmente ‘una extraordinaria abdicación de su responsabilidad”.

“La pesca en el Mekong ya ha sido severamente afectada por la construcción de represas río arriba, en China. Construir represas río abajo destruiría la pesca por completo. Al mismo tiempo, condenaría a millones de personas a una grave escasez de alimentos y a una pobreza creciente”.

En septiembre de 2008, la CRM organizó una reunión para discutir las propuestas de construcción de represas en el bajo Mekong. De los millones de personas que eran afectadas ninguna fue invitada a la reunión. En 2010 las situación no ha cambiado mucho.

Luego del boletín 136 de noviembre de 2008 de la WRM, en el año 2009 organizaciones no gubernamentales, lugareños, académicos, periodistas, artistas y gente común de los países del Mekong y de otras partes del mundo que comparten la preocupación por el futuro del río Mekong, se unieron para crear una coalición:

“Save the Mekong” (Salven al Mekong), creada para “proteger el río, sus recursos y el sustento de su gente, así como para alentar a los gobernantes a que adopten formas más sostenibles de satisfacer la necesidad de agua y energía eléctrica de las personas.

Es evidente que la conclusión del informe que escribió Chris Lang de la WRM en 2008 no fue escuchada, ¿serán tenidas en cuenta las serias advertencias de las ONG en 2010?

pixel El poder de la televisión roja

Comentarios cerrados