Japón y el fin de las pajaritas

28. abril 2010 | Por | Categoria: En portada


 Japón y el fin de las pajaritas

Shibuya, uno de los centros del consumo en Japón.

miradas art2 300x64 Japón y el fin de las pajaritasMi primera expedición en el aeropuerto Internacional de Narita, a las afueras de Tokyo, fue a la oficina de cambio de divisas. Unos pocos dólares que se convirtieron en yenes y, de regalo, dos simpáticas pajaritas de papel. No fueron las únicas pajaritas que se acumularon en mis bolsillos durante las dos semanas que pasé en Japón, a las que se añadieron algún que otro regalo más de poca utilidad.

Japón experimentó durante los años 60 y especialmente durante los años 80 uno de esos crecimientos económicos inesperados que se han calificado con el cliché de milagroso. Décadas después, con una economía basada en el consumo interno, Japón se ha convertido en una sociedad derrochadora, donde cada cosa se empaqueta en cuatro envoltorios diferentes y donde la importancia del servicio al cliente hace que se gaste dinero en pequeños detalles, como levantar la chapa de una lata de Coca-Cola para que los que se muerdan las uñas no se desesperen en el intento de abrirla. No obstante, su capacidad de innovación y el rígido sistema de keiretsu, o asociaciones de empresas japonesas para el apoyo mutuo, fortaleció su economía de tal manera que Japón se ha mantenido durante décadas en el segundo puesto del ranking económico mundial a pesar de haber estado sumida en una crisis interna durante los años 90. La actual crisis ha golpeado la tasa de crecimiento que Japón había recuperado, en un momento en el que los rivales son cada vez más numerosos. Con este panorama, ¿podrá un país que se preocupa por hacer pajaritas seguir siendo la segunda economía mundial?trans Japón y el fin de las pajaritas

El podio está cada vez más amenazado. Japón se libró de milagro de perder su codiciada plata frente a China durante 2009, gracias a un inesperado crecimiento en el cuarto trimestre del año. Si se considera la paridad de poder adquisitivo (PPA), Japón perdió el segundo puesto hace varios años y actualmente se sitúa por detrás de China, según los datos del World Factbook de la CIA. Brasil e India también escalan posiciones y alcanzarán en los próximos años las primeras posiciones.

Deuda, envejecimiento e inflación.

A pesar de que durante las últimas semanas se han dado datos positivos sobre la economía japonesa, el futuro no es muy esperanzador. La deuda es la mayor preocupación de Japón. Encerrado en su archipiélago de islas, Japón fue el sexto país que más importó durante el año pasado y el segundo mayor consumidor de petróleo extranjero. Esta fuerte dependencia de las importaciones, ha provocado que su deuda pública se sitúe en el 192 por ciento del PIB, con el segundo mayor porcentaje sólo por detrás de Zimbabwe. A esto se añade el alto costo de crear pajaritas y todos esos servicios, tanto útiles como inútiles, que los japoneses consideran necesarios para su bienestar.

japon cuadro Japón y el fin de las pajaritasLa caída del consumo interno, que ha llevado a Japón a entrar en una espiral deflacionista, y sobre todo el envejecimiento de la población pueden minar la capacidad que tiene Japón para financiar su deuda, es decir, para pagar lo que debe. En un país donde ya hay más población mayor de 65 años que menor de 15, la población activa (y la no activa) seguirá reducidéndose durante las próximas décadas con el consecuente daño a las finanzas públicas.

Una reducción de la población obligará a Japón a que reinvente su receta de trabajo duro y austeridad económica para no hundirse en el ranking económico mundial. Pero los jóvenes japoneses ya no quieren oír hablar de dedicar su vida exclusivamente al trabajo. Una revalorización del yuan chino, como han exigido a China varias potencias como Estados Unidos o la Unión Europea, probablemente dará un respiro a Japón y hará más competitivas sus exportaciones, pero será mejor que se vayan olvidando de las pajaritas.

pixel Japón y el fin de las pajaritas

Comentarios cerrados