El esperado castigo de Duch

24. mayo 2010 | Por | Categoria: Camboya, Jemeres Rojos


duch El esperado castigo de Duch – La mayor parte de las personas que llegan aquí – explicó él después de una pausa- han sido capturadas por delito fragante de espionaje. Es mi responsabilidad interrogarles para saber cuáles son sus contactos, qué tipo de información buscan, quién les paga. Uno solo de esos traidores puede poner en peligro toda nuestra lucha. ¿Imaginas lo que van a decir que saben? Hablarán a su antojo.

– Pero quién pega? Él me…

Ah! me cortó, su doble juego me resulta insoportable al máximo.

– La única manera es aterrorizarlos, aislarlos, hacerles pasar hambre. Es muy duro. Me obligan a ser violento. No te imaginas cómo sus mentiras me sacan de quicio. Cuando los interrogo y ellos recurren a todas las estratagemas para no hablar, privando así a nuestro comandante de informaciones quizá capitales, entonces, yo pego. Yo pego hasta perder el aliento.

François Bizot, La puerta.

El antropólogo François Bizot sabe bien cómo se las gasta Kaing Guek Eav, más conocido como Duch. Fue su prisionero durante tres meses, durante los cuales mantuvo largas charlas con el jemer rojo, como la extraída anteriormente. Duch es un tipo cambiante, a veces amigable, a veces demoniaco. Un tipo capaz de matar a más 14.000 personas y de pedir perdón treinta años después. Un tipo capaz de dirigir la prisión más mortífera de Camboya durante los Jemeres Rojos (1975-1979) y de convertirse después al catolicismo.

El juicio contra Duch comenzó el 17 de febrero de 2009. Se le acusa de crímenes contra la humanidad, graves infracciones de la Convención de Ginebra de 1949, homicio y tortura. Con casi un año de retraso, el Tribunal Internacional para los Jemeres Rojos  hará público su veredicto. Será el próximo 26 de julio.

pixel El esperado castigo de Duch

Comentarios cerrados