Jemeres Rojos: el tribunal de la corrupción

17. junio 2010 | Por | Categoria: Jemeres Rojos


 Jemeres Rojos: el tribunal de la corrupciónMucho se ha especulado sobre las malas praxis dentro del Tribunal Internacional que juzga a los Jemeres Rojos. Porque, por muy internacional que sea, su sede se encuentra en un país donde la corrupción es moneda de cambio corriente y las relaciones económicas y de poder no se entienden de otra manera. A mediados de 2008 saltó la primera alarma, cuando se denunciaron los pagos que los trabajadores camboyanos tenían que hacer en favor de sus superiores. Ante la pasividad del gobierno camboyano por atajar las irregularidades, Estados Unidos amenazó con cortar las subvenciones. Tan sólo la instauración de un «guardia anti-corrupción» pudo calmar la crisis, guardia que, por cierto, hará público su primer informe en un par de semanas.

Sin embargo, la corrupción va mucho más allá de los pagos irregulares. Está afectando a los propios juicios y dificulta la investigación de los casos. El gobierno camboyano se ha mostrado reticente a que las investigaciones afecten a más personas de las ya acusadas, pero sobre todo a que incluyan a cualquier persona relacionada con el gobierno. Para ello, ha atado muy bien a la parte camboyana del tribunal y muy concretamente al juez de instrucción camboyano, You Bunleng, que se niega a firmar todo aquello que contravenga los deseos del gobierno.

Uno de los papeles que se ha negado a firmar ha sido la petición de declaración para seis miembros del gobierno: el ministro de Asuntos Exteriores, el presidente del Senado, el presidente de la Asamblea Nacional, el ministro de Economía y dos senadores. Los seis han sido llamados a declarar por el juez de instrucción de la parte internacional, Marcel Lemonde, pero se han negado a presentarse porque aseguran que sin la firma de You Bunleng no están obligados a nada. El reglamento les obliga a comparecer, pero no parece escandalizar a nadie que hagan oídos sordos ante la llamada de Lemonde.

You se echó además para atrás la semana pasada cuando había llegado a un acuerdo con Lemonde para comenzar a investigar a cinco nuevos sospechosos y ha paralizado las pesquisas abiertas.Y es que el gobierno camboyano ya avisó que, mientras fuera necesaria la firma de la parte camboyana en las actividades del tribunal, las cosas se harían a su manera. Toda una lección de independencia de la justicia.

pixel Jemeres Rojos: el tribunal de la corrupción

One comment
Deja tu comentario »

  1. […] caso nace con mayores expectativas y la caída podría ser peor, pero también podría compensar el historial de luces y sombras que tiene el tribunal. Probablemente no pasen menos de dos años para ver el final de este complejo […]