Triste cumpleaños

19. junio 2010 | Por | Categoria: Birmania, Diarios


dassk ha Triste cumpleaños

La premio Nobel de la Paz, Suu Kyi

Hoy alguien me ha hecho notar que hablo poco de Birmania. No le falta razón, al menos en lo que se refiere a lo que escribo en este blog. La razón es simple: de momento no he conseguido entrar en Birmania. Es cierto que sólo lo he intentado una vez y que no me denegaron la entrada en sí, simplemente me pusieron los suficientes problemas como para que mi visado no llegara a tiempo para las fechas previstas. La falta de experiencia personal me impide contar historias, que es lo que más me gusta plasmar sobre las líneas de este blog.

Sin embargo, Jose, la persona que me ha hecho notar esta ausencia, me ha recordado que a pesar de todo, hoy es una fecha que merece la pena evocar. Hoy es el cumpleaños de Suu Kyi, la premio Nobel de la Paz, quien pasará un día más encerrada en su casa, como la mayoría de los días que se han deslizado inmutables durante los últimos veinte años. Es un triste cumpleaños, en el que no sólo se celebran los 65 años de Suu Kyi, sino que es además un testigo de que nada ha cambiado en Birmania.

Muchos han preparado campañas para felicitar a Suu Kyi, pero no hay nada de felicidad en todo esto. Y no habrá ningún tipo de felicidad hasta que la comunidad internacional no tome una posición firme con respecto a Birmania y los países no dejen de financiar el régimen con sus intereses comerciales. Esperemos que un año podamos de verdad celebrar algo.

Vídeo visto en Birmania Libre

pixel Triste cumpleaños

3 comments
Deja tu comentario »

  1. Lapoblación Myanmar o Birmania está sumida en un ‘círculo vicioso de la impotencia’ con pocos visos de ceder.
    Los birmanos vieron fracasar las manifestaciones de 2007 protagonizadas por los monjes budistas -que son la conciencia de esa sociedad, casi la única organización de la sociedad civil-. Era el clamor contra la junta militar, que está haciendo cada vez más dificil la vida en este país. Era una súplica por la pura subsistencia. El problema de ese gobierno no es sólo su carácter dictatorial, sino tambien su incompetencia que está empobreciendo Birmania, un país que podría ser tan dinámico y emergente como otros del sudeste asiático. Supongo, Laura, que no regalarías ese calificativo a Camboya, pero, al menos ahí si te cabe imaginar que ese círculo vicioso puede romperse. En Birmania cuesta mucho imaginarlo.
    El general Than Shwe consiguió callar las voces de la calle. Quizás eso es lo único que hace medianamente bien ese gobierno: reprimir las manifestaciones, controlar y castigar a los que se hagan notar o a los que simplemente resulten sospechosos. Todo con el único objetivo de mantenerse en el poder. No hay nada más detrás del trastornado Than Shwe y sus esbirros del SPDC: miedo a perder el control del país. Pánico.
    Después de 2007, entiendo que la impotencia sea el sentimiento imperante en Birmania.
    Gracias, Laura.

  2. Yo tengo la esperanza de que todos los círculos viciosos puedan llegar a romperse. Precisamente la impotencia, el pensar que no se puede hacer nada, es lo que lleva a que las situaciones en estos países se perpetúen. No te voy a negar que la situación en Camboya es mejor que la que hay en Birmania, sin ser por ello un paraíso. Pero los birmanos han demostrado con sus acciones (manifestaciones, apoyo a Suu Kyi, cómo consiguen sacan información del país) que tienen una conciencia social y política mucho mayor que en otros países que incluso no tienen dictaduras tan férreas.

    Seguro que muchos sienten impotencia en su día a día, no es para menos, pero confío en que las elecciones darán una vuelta de tuerca a esa conciencia nacional. Hay que empezar a imaginar que el círculo vicioso puede romperse, porque si no nunca se romperá. Quizá soy demasiado optimista (cada vez que hablo con alguien que vive en Camboya suelo ser la única que piensa que este país tiene un futuro), pero ya hay demasiado pesimismo en el mundo como para seguir alimentándolo. Hay que ser realistas, pero pensar también que las cosas se pueden hacer. Y lo bueno que tiene Birmania, es que hay una conciencia a nivel mundial de que el régimen tiene que caer. Y algún día caerá.

  3. […] después de haber negado la victoria electoral de la Liga Nacional por la Democracia de la Nobel Suu Kyi, la junta birmana decidía lavarse la cara e invitar a los viajeros extranjeros a ver el país. La […]