El corazón de la Ruta de la Seda

13. julio 2010 | Por | Categoria: Asia


dunhuang El corazón de la Ruta de la SedaHace más de mil años, Dunhuang era un importante enclave en la ruta de la seda que unía Oriente con Occidente. En uno de sus montes, en medio del actual desierto del Gobi (China), se cavaron cerca de 500 templos budistas, financiados por ricos comerciantes que pasaban por Dunhuang.

Según la leyenda, en el año 366 a dC, un monje budista llamado Lo-tsun tuvo una visión en la que se le aparecieron miles de Budas reflejados en los rayos de sol. Esto le llevó a creer que el sitio era especial y convenció a un rico peregrino de la Ruta de la Seda para que fundara el primero de los templos. Durante los siglos siguientes, se fundaron cientos de templos en la zona y Dunhuang se convirtió en uno de los enclaves principales de la Ruta de la Seda.

Desde el siglo IV hasta el siglo XIV, los monjes budistas de Dunhuang coleccionaron escrituras traídas del oeste. Además, muchos peregrinos pasaron por la zona, pintando murales en el interior de las cuevas, que hoy en día todavía se conservan.

Sin embargo en el siglo XIV las cuevas fueron abandonadas y las paredes rocosas guardaron durante más de quinientos años sus tesoros olvidados. En 1900, un monje descubrió en una de las cuevas miles de manuscritos, documentos impresos y dibujos en seda, que se han convertido en uno de los testimonios más importantes sobre esta rica ruta comercial.

En la actualidad, el proyecto Dunhuang intenta preservar este rico patrimonio histórico, que se está deteriorando por el cambio de las condiciones climáticas de la zona, donde el agua es cada vez más escasa, y por la presencia de los turistas. Su ingente labor les ha valido el premio Casa Asia 2010 concedido cada año a personas que fomenten el diálogo y el intercambio cultural entre Asia y España.

En su página web pueden consultarse algunos de los manuscritos que ya han digitalizado, imágenes antiguas o se puede ver en un minuto cómo se restauran algunas de las piezas encontradas en la ciudad.

pixel El corazón de la Ruta de la Seda

Comentarios cerrados