Jemeres Rojos: una primera sentencia indignante

26. julio 2010 | Por | Categoria: Camboya, Jemeres Rojos


 Jemeres Rojos: una primera sentencia indignante

Bou Meng, uno de los supervivientes del S-21

“Somos víctimas dos veces; una durante los Jemeres Rojos y otra ahora”. La indignación se respiraba en el ambiente y Chum Mey, superviviente del S-21, mostraba su decepción. Duch, el responsable del principal centro de torturas durante el régimen de los Jemeres Rojos, había sido condenado minutos antes a 35 años de prisión, de los que sólo tendrá que cumplir 19 más, puesto que se le ha reducido la pena cinco años por haber estado encarcelado ilegalmente y se le han descontado los 11 años que ya ha pasado en prisión.

Durante los primeros momentos del juicio, Duch estaba tranquilo, casi inmóvil. Poco a poco su cara se  fue descomponiendo mientras escuchaba la larga lista de cargos que se le imputaban. La expresión cambió cuando escuchó de boca del presidente del Tribunal: “La sala no ha podido considerar la imposición de la máxima pena posible: la cadena perpetua”. Cuando el presidente de la cámara pronunció el veredicto, la cara que se desencajó fue la de las víctimas.

“Sólo 11 horas de prisión por cada asesinato”, afirmaba otra de las víctimas, quien recordaba que a Duch se le ha condenado por más de 12.000 asesinatos perpetrados entre las paredes del S-21 durante los años en los que gobernó el régimen comunista (1975-1979). El Tribunal pronunciaba así su primer veredicto contra un Jemer Rojo, treinta años después de la caída del régimen que costó la vida a casi dos millones de camboyanos.

pixel Jemeres Rojos: una primera sentencia indignante

One comment
Deja tu comentario »

  1. […] tribunal internacional ya juzgó en un primer caso a Duch, el director de la prisión S-21, la más importante del régimen. Su sentencia a 35 años de […]