Sobre el origen del machismo

20. agosto 2010 | Por | Categoria: En portada


 Sobre el origen del machismo

A pesar de tener un mayor desarrollo económico, las mujeres en Japón no tienen una posición social igualitaria.

El idioma dice mucho de cómo vemos a otros países. En medio mundo (es decir, ese medio mundo que no pone cara de póquer cuando pronuncias la palabra España y no pregunta «¿eso qué es?», aunque no necesariamente eso implique que saben dónde está) nos ven como fiesteros, siesteros, guerrilleros y paelleros, todo combinado con un poco de sangría y de tapas. Da igual en qué país esté, que si alguien conoce España, me soltará toda esa retahíla de palabras casi sin respirar. Gran culpa de ello la tienen los idiomas extranjeros, principalmente el inglés y el francés, que han tomado prestadas esas palabras para su vocabulario propio.

Los hombres españoles tienen además una cualidad añadida. Son unos machitos. Al menos tanto francófonos como anglófonos utilizan las palabras «macho» y «machismo» (machisme en el caso francés) para referirse a la discriminación ejercida por el sexo masculino sobre el femenino. Los que hablan la lengua de Shakespeare se creen también mejores que los franceses y utilizan también el vocablo male chauvinism, sacado del francés, a pesar de que el chauvinisme implica la exaltación de la patria y no de las cualidades del macho.

Pero se equivocan todos. El término deberían, sin duda, cambiarlo por el de alguna lengua asiática donde el trato respetuoso hacia las mujeres no es, en general, su fuerte. Odio los tópicos y decir que los asiáticos son unos machistas sería uno, pero afirmar que me tratan en igualdad de condiciones sería una simple y vana mentira. Ser blanca alivia bastante la presión, pero eso no le impidió a un camboyano decirme que si mi marido me veía con él «me tendría que dar una ostia». Cuando la persona que te lo dice es el taxista que se supone que te tiene que llevar a casa, piensas que él tiene un problema de concepto. Cuando sabes que te lo dice porque está convencido de que así debe ser, piensas que hay un problema social.

Las mujeres en Camboya, y en prácticamente todos los países asiáticos que he visitado hasta el momento, viven en una posición social muy inferior a la de los hombres. El principal peso económico recae sobre ellas, ya que trabajan más y cuidan de las familias, no pueden ir a bares, porque es socialmente indeseable, y no pueden vestirse como quieran. Son el objeto de las venganzas por discusiones entre hombres y es frecuente leer en el periódico que una mujer ha sido violada o matada para desquitarse de una afrenta. Son vendidas para el matrimonio y su destino siempre está en manos de un hombre.

Por fortuna, las sociedades avanzan y los jóvenes escuchan incluso cuando una mujer habla. Las muchachitas ya empiezan a ponerse minifaldas y camisetas de tirantes, aunque a menudo su objetivo sea cazar a un barang (extranjero en camboyano). Van a la universidad, son empresarias y líderes políticas. Los prohs (palabra que indica el género masculino en jemer) ya no están tan solos en los bares y les cuesta más encontrar a mujeres que quieran ser sus esclavas. El prohsismo, dicen, podría tener los días contados. Aunque el ejemplo de sus vecinos asiáticos, especialmente Japón, es cuanto menos inquietante.

pixel Sobre el origen del machismo

10 comments
Deja tu comentario »

  1. Gracias por tu comentario en mi blog Laura.
    Estuve en Brujas un día, pero la noche debe ser mágica sin dudas
    Saludos cordiales
    Elisa

  2. Un artículo muy interesante. Sabía que las cosas en Asia no son fáciles para las mujeres porque he leído varios libros que plasman esa realidad, pero leerlo en boca de alguien que lo ha vivido en su persona resulta más «impactante». Me quedo con el mensaje final, esperemos que en las próximas generaciones la cosa vaya mejorando.

    Un saludo.

  3. Es triste que estas situaciones se den todavía en muchas partes del mundo. Esperemos que las cosas cambien…

    Totalmente de acuerdo con lo que has escrito sobre España y como nos ven fuera, supongo que una parte de culpa la tienen los ingleses y los franceses, pero otra parte de culpa la tenemos nosotros porque tampoco hemos hecho absolutamente nada por quitarnos esas etiquetas de encima.

    Un saludo.

    Oski.

  4. Parece mentira que en pleno siglo XXI haya paises que tengan este trato tan discriminatorio hacia las mujeres. Yo hace tiempo escuche en un programa, la situacion de muchas mujeres en China, donde a la mayoría de mujeres hermosas no las quedaba otra salida que meterse en la prostitución y las que se negaban a esta práctica, eran vetadas de cualquier buen empleo y acababan sin aspiraciones, con un empleo deficiente o en la calle.

    Felicidades por el blog.

    Un saludo desde Espacio Galáctico.

  5. Una pena que hoy en dia aún se esté hablando de la discriminación hacia las mujeres…

    Sabes me ha llamado mucho la atención una de las frases que has dicho, y me ha dejado pensativa…
    «Por fortuna, las sociedades avanzan y los jóvenes escuchan incluso cuando una mujer habla.».
    Para reflexionar…

    Besos.
    Mar

    Suerte en el concurso.

  6. Es increíble que todavía estemos así y que en muchos países aun se viva en otro siglo… En cualquier caso he de decir, que mucho tenemos que avanzar en todas partes… ¿O es igualitario el maltrato a la mujer que vemos casi día a día en occidente? Está claro que hay niveles en según qué país, pero creo que todavía la posición de la mujer no está igualada casi en ninguno.

    Un abrazo universitario!

    UC.

  7. Buena parte del machismo así como del respeto jerárquico de jóvenes a mayores, de mujeres a hombres, viene a raiz del confucianismo, por lo menos en Corea. Imagino que al sur de Asia Oriental será similar. Con suerte el tiempo va cambiando las cosas poco a poco, pero lentamente. Curioso lo de «cazar a un barang», por lo que he visto en el sur de Asia Oriental hay bastantes «cazadoras de barangs», supongo que por necesidades economicas más que otra cosa, no?.

  8. El confucianismo, aunque con cierta influencia por la inmigración china, tiene una importancia menor en el sistema de valores del Sudeste asiático si se compara, por ejemplo, con el budismo. El budismo es también una religión muy machista (muchos monjes salen corriendo cuando intento hablar con ellos porque me ven como una especie de reencarnación del mal, jajajaja) y que rinde respeto a los mayores. Aunque es posible que ambas religiones se influenciaran siglos atrás. Sobre los barangs, pues sí, es por causas económicas. Es cierto que en general un expatriado tiene más dinero que la mayoría de los camboyanos (esto es de lo siempre, los que son ricos son más ricos que todos los barangs juntos), y bueno, si a un hombre de 60 años le viene una niña de 20 (es increíble la cantidad de parejas que se ven con este perfil), pues tampoco le hace ascos.

    Al resto de comentarios que no pude contestar por mis exámenes (me disculpo), la verdad es que hubiera sido sorprendente que en países en desarrollo como Camboya se hubieran dado avances significativos en ese aspecto. Entender a los sexos de forma igualitaria requiere de cultura y aquí es muy deficiente. Y sí que es cierto que en países occidentales siguen quedando resquicios de machismo, pero yo, en Europa, me siento con capacidad de hacer algo, de imponerme y de hacer valer mis derechos (o al menos de intentarlo), pero aquí simplemente me cuesta saber cómo. Un detalle curioso en esto del machismo, en Camboya siempre se sirve primero al hombre, se le abre a él primero la puerta, es a él a quien se colma de atenciones … Aquí no somos ni las pobres doncellas que tienen que ser salvadas por su príncipe azul.

  9. MACHISMO LACRA SOCIAL
    El machismo constituye un fenómeno multidimensional, preponderancia excesiva en desmedro de la mujer. Avanza lentamente el progreso hacia la igualdad de derechos, entre dichos y mofas se jactan aquellos que se creen hombres, frases mentecatas como “mujer al volante peligro cons…” ah pero si revisamos las estadísticas la mayoría de accidentes son provocados por los hombres, que tal; dicen los machistas “la mujer no puede” “la mujer es menos que el hombre” “la mujer es chismosa” “la mujer debe quedar en casa” Etc. Prepotencia irracional, con camuflaje de machismo. La constitución habla de la igualdad de derechos, ¡pero es ciencia o ficción!
    El machismo imperante, subyuga denigra, insulta, discrimina a la mujer. que si la mujer se casa más de 1 vez, o tiene otro hombre, según los machistas, se desacredita, mancilla su honor, dicen que es una ramera, pero si es el hombre no pasa nada según ellos: machismo que sataniza, idiosincrasia funesta, donde campea la inequidad.
    Las leyes deben recrudecerse en contra de los hombres mal tratadores de las mujeres, la legislación actual es muy leve y es por eso existen tantos agresores, depravados delincuentes de cuello y corbata que fungen de empresarios o profesionales, tipos que deberían estar fichados para que la gente se cuide de estos antisociales peligrosos. Por los miles y millones de mujeres asesinadas, mal heridas y maltratadas, exigimos se incrementen las penas mínimo 3 años de cárcel para los perversos individuos machistas, cobardes, demonios con cara de hombre que alzan la mano a una mujer, que es como un niño. Violencia que discrimina, los hombres no son dueños de las mujeres, la era de la esclavitud ya pasó.
    Se espera que tanto leyes como organizaciones feministas tomen acciones radicales para atacar las verdaderas raíces del machismo, prepotente, cavernícola, cuándo al fin saldremos de era de piedra, incivilización atroz y retrograda. La era moderna exige cambios, igualdad de derechos y condiciones, equidad de género generacional.
    El día en que el machismo termine, será el día en que la inteligencia y la paz florezcan.

    Isabel Vinueza García
    (derechos reservados) Web Site: Isabella.beoos.net Email: isabellav@hotmail.es

    SANTO DOMINGO – ECUADOR

  10. me gustan las mujeres de japon¡¡¡