Actores de las elecciones de Birmania: el Sangha

6. noviembre 2010 | Por | Categoria: Birmania, Conflictos en Asia, Destacados


 Actores de las elecciones de Birmania: el Sangha

El Sangha es la institución monástica de la religión budista y está formada por la comunidad de monjes. En Birmania, el 90 por ciento de la población es budista, lo que hace que el Sangha tenga un papel destacado en la vida social. Con unos 475.000 monjes, en una población de unos 55 millones de habitantes, los monjes son igual de numerosos que los efectivos del ejército birmano. Viven en unos 50.000 monasterios repartidos a lo largo del país y muchos de ellos viven en el exilio, especialmente después de la Revolución Azafrán.

En la famosa revolución de 2007, las túnicas naranjas demostraron que también pueden tener un papel político importante en el país.”Nosotros no conseguimos un cambio político, pero tampoco queríamos eso. Eso le tenía que corresponder a los políticos, pero no han hecho nada. Sólo queríamos que hubiera conciencia de lo que estaba pasando en Birmania, y ahí triunfamos”, asegura Ashin Sopaka, uno de los líderes de la Revolución Azafrán en el exilio.

Ashin vive actualmente en Mae Sot, una provincia tailandesa fronteriza con Birmania, donde se han asentado gran parte de los refugiados políticos. Desde allí intenta ayudar a los inmigrantes ilegales birmanos que llegan a la frontera y continúa participando en el movimiento de resistencia.  “Tenemos una organización formada por monjes y estudiantes, aunque después de la Revolución Azafrán muchos de ellos han sido encarcelados”, asegura.

Como en otros países budistas, los monjes tienen un rol principal en la educación, ya que a menudo son los únicos que se encargan de enseñar lo básico a los más pequeños. Además, muchas familias pobres envían a sus hijos a las pagodas para asegurarles un sustento, a cambio de convertirse en ayudantes de los monjes. Los laicos además se unen a menudo a las comunidades monásticas durante un periodo limitado de tiempo, al menos una vez en su vida. Esto relación directa de los monjes con el resto de la población les da mucha influencia a nivel social y les confiere un mayor estatus social.

El Sangha es por tanto un actor esencial para cualquier cambio o revolución que se pueda dar en Birmania. Ashin Sopaka reivindica un papel activo de los monjes, pero en un proceso que debe ser lento. “Las elecciones de mañana podrían ser un buen momento para un levantamiento. Pero la democracia no puede imponerse. Si alguien viene aquí y le dice a la gente que ahora tienen un gobierno democrático, sin explicárselo, la gente no entenderá nada. Lo tienen que interiorizar, aprenderlo con el tiempo”, asegura Sopaka. En cualquier caso, los monjes representan la unidad y el entendimiento del que carecen las guerrillas étnicas, aspecto que puede ser clave en un posible levantamiento.

pixel Actores de las elecciones de Birmania: el Sangha

Comentarios cerrados