Prisionero del Estado, la biografia de Zhao Ziyang

5. junio 2011 | Por | Categoria: China, Libros sobre Asia


110301 portada prisionero del estado baja2 Prisionero del Estado, la biografia de Zhao Ziyang Uno de los últimos libros que he leído ha sido Prisionero del Estado, la biografía del antiguo primer ministro de China y luego Secretario General del Partido Comunista, Zhao Ziyang (1919-2005). En ella, Zhao cuenta sus años en el poder y sus reformas económicas, pero también su reclusión en arresto domiciliario durante 16 años después de que intentara frenar la matanza de Tiananmen, de la que se acaban de cumplir 22 años. Zhao no escribió sino que grabó sus memorias en una docena de cintas de casette que fueron cuidadosamente escondidas para no ser destruidas por el Partido Comunista. Cuatro años después de su muerte, tres periodistas las encontraron, las tradujeron al inglés y escribieron, respetando las palabras de Zhao, uno de los libros que mejor ayuda a entender la China actual.

Aunque su nombre ha quedado eclipsado por el de Deng Xiaoping, Zhao fue uno de los principales artífices de la apertura económica que permitiría el gran crecimiento de China que la ha convertido en la segunda potencia mundial. El principal objetivo de Zhao era la especialización por regiones en actividades clave, para poder incrementar el comercio entre regiones y además exportar al extranjero. Zhao estaba convencido del principio de David Ricardo de que cada país debe producir aquello en lo que tiene una ventaja absoluta.

Pero, sin duda, la parte más interesante del libro es la dedicada a las protestas de Tiananmen y qué llevó al Partido Comunista Chino, en concreto a Deng Xiaoping, a ordenar la ley marcial y la carga contra los protestantes. No hay una cifra oficial para las muertes y las estimaciones varían entre las 200 personas y las 2.000. La ausencia de Zhao durante los primeros momentos de las protestas, debido a un viaje oficial a Corea del Norte, llevó a la publicación de un editorial en el que se calificaba al movimiento de antipatriota, lo que encendió más los ánimos entre los manifestantes. En la madrugada del 3 al 4 de junio de 1989, el ejército acabaría con las protestas con un baño de sangre, del que queda como recuerdo la impresionante fotografía de un hombre parando a una fila de tanques en medio de la plaza.

La publicación de las memorias en 2009, coincidiendo con el 20 aniversario de las protestas, reabrió el debate sobre la actuación del gobierno y su intento posterior de borrar ese capítulo de la historia de China. Recientemente, el gobierno ha ofrecido compensaciones a las Madres de Tiananmen, aunque no reconocerá públicamente su responsabilidad.

pixel Prisionero del Estado, la biografia de Zhao Ziyang

2 comments
Deja tu comentario »

  1. Tengo 0 conocimiento sobre Asia y menos sobre el laberinto chino, pero me pareció también muy interesante la versión que da de los hechos Naomi Klein en la Doctrina del Shock, en la que asegura que lo que se reprimió no fue un sistema político sino justamente su degradación con la aplicación de medidas neoliberales extremas. Buscando el libro que cita “China’s New Order”, de Wang Hui, encontré en The Guardian esta crítica al texto de Klein, sobre quién ordenó la matanza, entre otras cosas.
    http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2007/sep/10/thetiananmensquarepeg

    ¡Salud!

  2. Aún no he leído el libro de Klein (lo añado a mi lista de pendientes, de hecho ya hacía tiempo que quería leerlo), pero no creo realmente que se quisiera reprimir la senda liberal que se había emprendido. De hecho, luego se ha continuado en ella, aunque se cambió la terminología, algo que también explica Zhao en sus memorias. Creo que el punto clave que pone de manifiesto el libro es precisamente cómo en China el sistema económico y el político están totalmente desligados el uno del otro. Se pueden emprender las reformas más capitalistas (a las que se le ponen bonitos nombres socialistas, pero no dejan de ser liberales), pero se reacciona con gran crudeza ante los intentos de cambio en el sistema de toma de decisiones. Precisamente, en 1989, el Partido Comunista estaba inmerso en el debate de la regeneración política, que se paralizó después de Tiananmen.