Las últimas pinceladas de Vann Nath

23. septiembre 2011 | Por | Categoria: Destacados, Jemeres Rojos


vannnath1 Las últimas pinceladas de Vann Nath

Una alumna de la Universidad de Bellas Artes de Phnom Penh sostiene uno de los últimos dibujos que hizo Vann Nath.

Vann Nath era un trabajador incansable. Durante gran parte de su vida, sus pinceles lo acompañaron en un país donde vivir del arte no era cosa fácil. Paradójicamente, fueron precisamente sus pinturas lo que le permitieron sobrevivir en una de las peores cárceles de la época de los Jemeres Rojos (1975-1979): el S-21. Un día, cuando ya llevaba un mes encerrado, Duch, el director de aquella prisión situada en Phnom Penh, le mostró una fotografía de alguien a quien Nath nunca había visto. Le encargó un retrato de él; era Pol Pot, el hermano número uno del régimen.

Duch apreció el trabajo realizado por el artista y puso una anotación personal al lado del nombre de Vann Nath: “Conservar al pintor”. Durante los siguientes once meses que pasó en la prisión, hasta la caída del régimen a manos de los vietnamitas, Vann Nath pintó escenas de propaganda y más retratos de Pol Pot. “Por cada cuadro nos podían alargar la vida hasta tres meses”, me aseguró Bou Meng, otro de los siete supervivientes de la prisión quien tampoco murió gracias a su pintura.

Tras salir del S-21, Vann Nath decidió que sus cuadros podían mostrar al mundo los horrores que había padecido durante el régimen y comenzó a pintar escenas de torturas, matanzas y hambre. “La experiencia de Vann Nath dentro de aquella cárcel fue tan intensa que marcó toda su obra posterior e incluso en obras que no están dedicadas exclusivamente al tema de los jemeres rojos tienen cierto simbolismo relacionado”, asegura el artista Sopheap Pich, quien ha trabajado intensamente con él durante los últimos años.

Sus últimos dibujos, unos grabados que creó para un taller de la Universidad de Bellas Artes de Phnom Penh, aún mostraban calaveras que evocaban la muerte de los dos millones de personas que perecieron durante los Jemeres Rojos. Habían pasado 32 años.

vannnath2 Las últimas pinceladas de Vann Nath

Uno de los últimos dibujos creados por Vann Nath.

El pasado, 26 de agosto fue por la mañana a continuar su trabajo en el taller y a enseñar a los más jóvenes algunas de sus técnicas. Unas horas después sufría un infarto que lo dejó en coma durante más de una semana. Murió el 5 de septiembre tras haber dado pequeñas muestras de vida en algunos momentos.

Vann Nath probablemente no se fue con la conciencia tranquila. Durante los últimos meses había mostrado su malestar por la condena de 35 años de prisión que había sido impuesta a Duch por la muerte de más de 12.000 personas. No vivió lo suficiente para conocer la sentencia firme que podría reducir pero también aumentar esa condena.

Vann Nath había luchado por que su carcelero pasara el resto de su vida en prisión y fue, de hecho, el primero en testificar contra él. “Las condiciones eran tan inhumanas y la comida tan escasa que incluso pensé que la carne humana sería un buen plato”, aseguró en junio de 2009. “Comíamos al lado de cadáveres, pero no nos importaba, porque éramos como animales”, continuó.

A sus alumnos, no sólo les enseñaba arte, también les transmitía su historia y les animaba a mantener viva la memoria de las víctimas. Pero sobre todo les inculcaba su pasión por el trabajo. “Me dio un consejo que nunca se me olvidará”, aseguraba uno de sus últimos alumnos. “Si eres de verdad un artista, trabaja hasta el último día de tu vida”. Así lo hizo él.

pixel Las últimas pinceladas de Vann Nath

One comment
Deja tu comentario »

  1. Bueniiiisimo!!! Gracias por compartir con nosotros la vida de este trabajador incansable! :DD