Impresiones de Birmania (1): y la vida sigue

17. noviembre 2011 | Por | Categoria: Birmania, Destacados


6349804440 a3a590ca7e Impresiones de Birmania (1): y la vida sigue

La imagen de Suu Kyi, la líder de la oposición, llena ahora las calles de Rangún.

Acabo de volver de un, por desgracia, breve viaje a Birmania. Era la primera vez que me concedían un visado y las complicaciones que me han puesto me hacían dudar de que todas esas noticias sobre la apertura birmana, país que ha estado dominado durante 50 años por una dictadura militar, fueran verdad. La mala suerte (o la buena) quiso que mi vuelo fuera cancelado y retrasado casi un día, aunque eso me llevó a ocupar un asiento de primera clase porque la turista estaba al completo. Tomar un avión desde Bangkok hacia Yangon, la antigua capital del país, que los ingleses llamaron Rangún, en donde lo primero que te sirven es una copa de champán, te ofrecen el The Economist y todos a tu alrededor tienen el pasaporte azul de las Naciones Unidas (o similares, había diplomáticos de la Unión Europea y de diversos países, además de representantes del Banco Asiático de Desarrollo, entre otros) resulta cuanto menos extraño.

Una vez en suelo birmano, se mezclan las sensaciones en un país que parece haberse detenido hace cincuenta años, pero que al mismo tiempo va introduciendo algunos símbolos de modernidad. Los coches parecen sacados de una película de los años 60 y la mayor parte de los edificios de Yangon son de la época colonial. La dictadura y el aislamiento internacional han preservado Birmania de la voracidad económica que ha llenado el paisaje de otros países de grandes rascacielos y de una maraña de autopistas en varias alturas, pero ha dado un aire triste y gris a sus calles y edificios que luchan, sin ninguna ayuda, contra los hongos y las grietas.

6351728453 a4a667ba19 Impresiones de Birmania (1): y la vida sigue

La vida en Birmania parece haberse detenido hace 50 años.

Más allá de los coches y los edificios, la vida ha seguido en Birmania. La gente ha aprendido a lidiar con las restricciones y la mayoría se preocupa solo por ganarse el pan y tener una vida decente. Las tradiciones y los festejos ocupan una parte importante de su tiempo y es raro no encontrarse algún evento que reúna a la comunidad. Los cambios empiezan, sin embargo, a notarse. Hablan abiertamente de política, de corrupción, se quejan por los precios y algunos, han empezado a colocar la imagen de Suu Kyi, la líder de la oposición democrática. Hace tres meses, antes de que La Dama, como también la llaman, se reuniera con el presidente Thein Sein, eso les habría mandado directamente a prisión.

Pero aún se nota la desconfianza. La apertura es un proceso que está controlado por el nuevo gobierno civil, investido el pasado mes de marzo, pero cuyos responsables son antiguos militares. El Parlamento también está dominado por los militares , después de que el partido más cercano al ejército ganara las elecciones de noviembre de 2010. A pesar de que se ha modificado la Ley de Partidos, lo que permitiría la legalización de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el principal partido opositor, y se han aprobado los sindicatos, la pelota está todavía en su terreno. «Somos precavidamente optimistas», me decía U Win Htein, uno de los miembros clave de la LND, encargado de la seguridad. No le faltan razones.

pixel Impresiones de Birmania (1): y la vida sigue

4 comments
Deja tu comentario »

  1. Ahora sigo menos lo q pasa en Birmania, pero lo q cuentas de legalización del LND, los sindicatos y q la gente tenga menos miedo a hablar me parecen pasos de gigante, habida cuenta de como iban las cosas hace 1 o 3 años. Supongo q con estas expectativas Suu Kyi ya no recomendará no viajar a Myanmar. Sabes cual ha sido el principal desencadenante de todo esto? La presión internacional?
    Enhorabuena x tu blog y m alegro d q escribas sobre Myanmar.
    Jose.

  2. En primer lugar, muchas gracias Laura por tu buen hacer, por estos lares, todos se miran el obligo en la Elecciones Generales 2011, que yo llamo Elecciones Funerales 2011, ya que la Democracia, para mi ha muerto.
    Pero en donde tu estás es que todavía no ha empezado. ¡Que injusto es el mundo, pero cuanto nos enseña!
    Ánimo Laura.
    Saludos

  3. @Jose , es cierto que hay bastante cambios, pero todavía hay que mirarlos con mucho recelo. No es la primera vez que se abren conversaciones con Suu Kyi o que se hacen algunas concesiones y luego se han vuelto a replegar. La guerra con las zonas tribales (Kachin y Karen) será crucial. Las razones de la apertura son múltiples aunque creo que China es el principal factor. Hasta ahora, los países del Sudeste asiático se habían sentido cómodos negociando con China, pero Pekín está alcanzando tal peso que amenaza con engullir sus economías y convertirlos en una especie de estados satélites. Y la única forma de frenar eso es dejar que los occidentales entren en el país.

    @Javier, pues yo creo que la democracia es ahora cuando se está formando. Los gobiernos son más inestables porque la opinión de los ciudadanos ha comenzado a tener importancia y aún no saben cómo lidiar con ello. Pero nos parece, al mismo tiempo, que los gobiernos no nos hacen caso porque ahora se oyen más las quejas, que antes se quedaban en el bar y parecían no tener importancia. Y, por supuesto, te doy la razón en que el mundo es muy injusto.

  4. […] de Birmania 1 y […]