Boeung Kak: el lago que desapareció del mapa

18. enero 2012 | Por | Categoria: Camboya, Desarrollo, Destacados


6684648529 1e9d1a384e Boeung Kak: el lago que desapareció del mapa

Unos niños juegan en las ruinas de una de las casas de Boeung Kak.

La primera vez que visité Boeung Kak, en febrero de 2010, aún era un animado barrio de la capital camboyana, Phnom Penh, donde los mochileros se mezclaban con locales que se dedicaban a las más variadas profesiones. Unos pescaban, otros cultivaban los tradicionales “morning glory”, una verdura que se suele servir con ajo y chili; muchos tenían pequeños puestos donde vendían de todo; había costureras (y costureros), peluquerías, panaderías y, por supuesto, no faltaban los conductores de motos o de tuktuk. Los turistas se concentraba en una pequeña zona donde se apelotonaban pensiones y bares para occidentales. En realidad, Boeung Kak era una decena de pequeños barrios (o poblados, como ellos los llaman) que se situaban a las orillas del extenso lago (boeung en camboyano significa lago), donde se podía encontrar una multitud de estampas diferentes.

Es cierto que Boeung Kak no era un remanso de serenidad ni de limpieza. La basura se acumulaba a las orillas del lago y unas 4.000 familias vivían amontonadas. Pocas calles estaban asfaltadas y la mayoría de las casas eran pequeñas estructuras de madera o metal que se sostenían de forma precaria sobre las aguas. Los mochileros que frecuentaban sus hostales aseguraban que las chinches y las ratas eran sus compañeras de cama. No obstante, no dejaba de ser una zona con unas grandes posibilidades de convertirse en la pequeña joya de Phnom Penh si las autoridades así lo hubieran querido.

(Nota: el vídeo está en inglés pero es muy interesante ver al menos los tres primeros minutos, aunque no se entiendan, para hacerse una idea de cómo era la zona. A partir del minuto 5 ya cuenta la historia de otras comunidades)

Pero Boeung Kak tenía también una ubicación envidiable, no muy lejos del antiguo barrio francés, donde todavía se ubica la oficina de Correos, el ayuntamiento o la estación de trenes y pegada a Tuol Kork, uno de los barrios que más se ha desarrollado en Phnom Penh en los últimos años. Y eso significaba mucho dinero que las autoridades no se querían perder.

En febrero de 2007 el ayuntamiento de Phnom Penh concedió a la empresa china Shukaku Inc la gestión del lago por un periodo de 99 años con el objetivo de construir un complejo de apartamentos de lujo, oficinas y centros comerciales. El contrato comprende 133 hectáreas, en las que se incluye el lago y sus alrededores, por las que la compañía pagará tan sólo 79 millones de dólares, un 0,03 por ciento de su valor real en el mercado libre.

Sin embargo, la empresa no tenía en mente rehabilitar el lago, sino construir encima de él. Para ello, decidió rellenarlo con arena y dejar una pequeña franja de agua en la que se ha proyectado un parque, aunque tal y como avanzan los trabajos, es posible que haya desechado esa posibilidad. Tampoco está claro cuál será la estabilidad del nuevo suelo artificial ni las consecuencias reales que tendrá sobre las inundaciones en la capital, ya que el lago recogía de forma natural el excedente de las lluvias durante el periodo de los monzones. No obstante, las zonas aledañas ya han sufrido durante los dos últimos años inundaciones mayores a las habituales.

boeungkak Boeung Kak: el lago que desapareció del mapa

Captura de la visión satélite de Google Maps. En la actualidad, prácticamente no queda agua.

En Camboya, las expropiaciones se han convertido en una moneda corriente de cambio. Es un país en venta, como asegura el informe (en inglés) de la organización no gubernamental Global Witness -Testigo Global- que detalla cómo se están concediendo las tierras de forma masiva a personas cercanas al gobierno y a empresas extranjeras, principalmente chinas y vietnamitas. “Después de haberse enriquecido con la tala de gran parte de los recursos forestales del país, la élite camboyana ha diversificado sus intereses comerciales para abarcar otras formas de activos estatales. Estos incluyen la tierra, la pesca, las islas tropicales y playas, los minerales y el petróleo. El país está siendo rápidamente parcelado y vendido. En los últimos 15 años, el 45 por ciento de las tierras ha sido comprado por intereses privados”, asegura el informe.

Pero el problema de las disputas es antiguo. El régimen de los Jemeres Rojos cambió el concepto de propiedad en Camboya. El gobierno comunista que dirigió el país entre 1975 y 1979 abolió el derecho a ocupar la tierra de forma privada y la mayor parte de los camboyanos fueron desplazados lejos de sus lugares de residencia. Después de la caída del régimen, muchos volvieron a sus antiguas casas y el suelo fue gestionado por pequeñas comunas hasta que en 1989 se reconocieron los títulos de propiedad de las parcelas ocupadas a partir de 1979. Sin embargo, pocos consiguieron un papel que dijera que tenían un pedazo de tierra.

En 2001 se aprobó la Ley del Suelo, que concedía la propiedad a todas aquellas personas que hubieran vivido en un terreno durante al menos cinco años y que prohibía las expropiaciones que no tuvieran un proceso de compensaciones justo. La Constitución camboyana establece además que el Gobierno sólo podrá expropiar a alguien por interés público y previo pago de una compensación justa, algo que también contempla la legislación de 2001. Pero el gobierno ha utilizado esta falta de documentos para expropiar los terrenos acusando a sus propietarios de haberlos robado.

En Boeung Kak, consiguieron que 3.000 familias abandonaran sus casas, la mayoría de ellas asustadas por los bulldozer que destruían sus viviendas sin previo aviso o por los funcionarios del gobierno que se paseaban por los poblados tachando las casas ya derrumbadas en un mapa y amenazando a los que quedaban. Pero una pequeña parte, el llamado pueblo 22, se ha negado a irse y ha organizado durante años una dura campaña de resistencia que ha obligado al gobierno a reconocer los títulos de propiedad de unas 800 familias en un área de 12 hectáreas. En un próximo post repasaré algunas de las historias que me he encontrado durante el año y medio que he estado yendo a Boeung Kak. Algunos han podido quedarse, otros se marcharon, muchos desaparecieron y no volví a saber de ellos. Todos han perdido algo en Boeung Kak, pero también han ganado una gran batalla: saber que la voluntad del gobierno y de las empresas no es irrevocable.

6685171801 f6557716a1 Boeung Kak: el lago que desapareció del mapa

Una niña observa la franja de agua que queda en Boeung Kak en mayo de 2010.

Más información:

pixel Boeung Kak: el lago que desapareció del mapa

15 comments
Deja tu comentario »

  1. Una historia muy triste la de este artículo, ¡con lo que a mi me gusta el “morning glory”!

    El s. XXI está llevando a los países del sudeste a desarrollarse a cualquier precio. Todos ellos miran a la exhuberante Singapur e intentan llegar a lo mismo por el camino más rápido, aunque sea pisoteando los derechos de miles de ciudadanos. Me da que en Camboya los dirigentes tienen poca o ninguna idea de lo que significa el desarrollo sostenible, sólo les mueve el dinero. Una lástima para los camboyanos.

    Gracias por compartir.
    Alberto recently posted..Seúl

  2. ….una pena desde luego! :(

    gracias por compartirlo! :)

  3. Laura, tus relatos me erizan los pelos.
    Aquí en esta triste pelea neoliberal en la que nos han metido, no tiene nada que ver con lo que tú cuentas.
    Es triste ver como se “comen” a un pueblo.
    Sigue informando.
    Por cierto yo no te pude votar, pero me alegro mucho por tu posición lograda.
    Saludos

  4. Escribis Boeung Kak y leo comunidad qom Navogoh (Formosa), o los mapuches de Chubut y Neuquén en nuestra Patagonia privatizada que busca desplazarlos. El mismo miedo, la misma prepotencia, la misma impotencia y, esperanzadamente, la misma resistencia.
    ¡Ah, cómo cuesta enfrentar a los poderosos!

  5. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Un lago desaparece en Camboya por la especulación inmobiliaria http://www.elmundodesencajado.es/2012/01/boeung-kak-el-lago-que-…  por asiatica hace [...]

  6. ¡Qué barbaridad! Luego vendrán las quejas cuando se inunde el inmueble o cuando se anegue parte de la ciudad.
    Aunque no debería sorprendernos porque ese tipo de construcciones, en torrentes, en ríos, son también muy propias de España.
    Álvaro L. recently posted..Los mejores cánticos ultras de las gradas europeas

  7. Hola Laura,

    Impresionante lo que nos has contado de Camboya… Yo estuve de turista hace dos años y tuve la ocasión de pasar un día con un hombre que había montado una guardería para huérfanos… Es escalofriante lo que sucede por ahí,

    Un saludo, seguiré leyéndote,

    Jose

    “La evolución moral de occidente ha sido mucho menor que la material”

    http://josearnedo.blogspot.com

  8. Hola, puliqué hace unos días un comentario aquí pero no lo veo publicado… bueno,será un error,

    Quería darte la enhorabuena por la calidad de tu blog; lo que cuentas, cómo lo cuentas, y el diseño de tu blog.

    Un saludo y suerte,

    Jose
    Arnedo recently posted..Comunismo: Reflexiones previas.

  9. Hola José,

    Pues efectivamente tu comentario se había colado entre el spam, no sé muy bien por qué. Ya está aprobado.

    Muchas gracias por tus comentarios sobre el blog, como habrás visto, el tuyo también me ha gustado. No es normal encontrar blogs donde se debata sobre ideologías, conceptos políticos, religión o filosofía abarcando todo tipo de perspectivas.

    Un abrazo

  10. Gracias Laura; sí, te he visto en mi blog :)

    Seguimos en contacto, un abrazo

    Jose
    Arnedo recently posted..Comunismo: Reflexiones previas.

  11. Me ha encantado tu blog, por motivos de trabajo yo he estado por Asía en varias ocasiones, si te puedo proporcionar fotos, o te puedo ayudar de otra manera, encantado.

  12. La verdad que el relato te deja con muy mal cuerpo. Es una pena todo lo que sucede allí. Mis felicitaciones por regalarnos tan buenos artículos. Un saludo y felicidades por tu gran trabajo.
    Jesús Fariña recently posted..LA VIDA ES BELLA (1998)

  13. [...] Esta noticia la he sacado del blog de Laura Villadiego ‘El Mundo desencajado’, única periodista que ejerce en el citado país del sudeste asiático. Este tema, por cierto, no aparece por los diarios nacionales, más preocupados en sus corresponsalías de la singladura de Camacho a bordo de la selección nacional de fútbol china. Compartir este artículo: [...]

  14. Hola Laura:

    Esta es mi aportación al tema. Gracias por tu información. Enhorabuena por residir donde vives. http://blogs.opinionmalaga.com/chinitis/2012/02/07/los-avances-del-planeta-o-como-secar-un-lago/

  15. [...] sobre las expropiaciones debido a la presión interna y externa.  El año pasado, los vecinos de Boeung Kak, un popular barrio de la capital camboyana, consiguieron que el gobierno les reconociera los [...]

Deje su comentario

CommentLuv badge