El régimen de los Jemeres Rojos

28. enero 2012 | Por | Categoria: Camboya, Jemeres Rojos


El historiador David Chandler califica el periodo de los Jemeres Rojos en Camboya (1975-1979) como “la revolución marxista-leninista más rápida, más brutal y más ambiciosa de toda la Historia”. Esta rapidez y crueldad que caracterizó al régimen de los Jemeres Rojos ha dejado en un segundo plano el periodo posterior al régimen y la presencia de la guerrilla comunista en Camboya hasta finales de los años 90, manteniendo una guerra civil que terminó hace poco más de 10 años. El alcance directo, por tanto, de la acción de los Jemeres Rojos es mucho más extenso y no se limita únicamente al periodo 1975-1979. De hecho, el germen de lo que luego sería el Partido Comunista de Kampuchea se remonta a los años 50, mientras que la ocupación de los primeros territorios se produjo a partir de 1970.

El nacimiento de los Jemeres Rojos

Kiernan asegura que la transformación de Camboya en la Kampuchea Democrática había comenzado en 1945, cuando, tras la segunda Guerra Mundial, Francia recupera el control de la zona. Durante los años precedentes, el nacionalismo contra los franceses se había incrementado debido a la represión ejercida por la metrópoli sobre su protectorado, lo que produjo los primeros conatos comunistas.

La revolución tomó fuerza a partir de 1970, después del golpe de estado contra Sihanouk orquestado por Lon Nol y apoyado por los estadounidenses. Sihanouk, rey de Camboya desde 1941 hasta 1955, año en que abdicó en favor de su padre para poder ocupar el puesto de primer ministro, se apoyó en la guerrilla comunista para intentar recuperar el poder perdido durante el golpe de Estado. Comenzó así una guerra civil, en la que el papel de los Estados Unidos, con su campaña de bombardeos durante el año 1973, fue clave para desequilibrar la balanza y poner a gran parte del pueblo camboyano a favor de los Jemeres Rojos. Kiernan asegura así que la revolución de Pol Pot no habría podido llegar al poder si no hubiera sido por la desestabilización económica y militar en Camboya operada por los Estados Unidos.

La caída de Phnom Penh

El 17 de abril de 1975 los Jemeres Rojos tomaron Phnom Penh y comenzaron a implantar desde el primer día su utopía de sociedad comunista agrícola, tal y como relata Khamboly Dy en su obra “Una historia de Kampuchea Democrática (1975-1979)”:

“Unos días después de que tomaran el poder en 1975, el Jemer Rojo forzó a unos dos millones de personas que vivían en Phnom Penh y en otras ciudades a ir hacia el campo para dedicarse al trabajo agrícola. Miles de personas murieron durante las evacuaciones.

El Jemer Rojo también comenzó a implementar su programa de transformación Maoista y Marxista-Leninista radical en ese momento. Ellos querían transformar Camboya en una sociedad rural y sin clases en la que no hubiera gente rica, ni pobre, ni tampoco explotación. Para acometer esto, abolieron la moneda, el mercado libre, la escolarización normal, la propiedad privada, las ropas de estilo occidental, las prácticas religiosas y la cultura tradicional camboyana. […] Bajo la Kampuchea Democrática, todo el mundo fue privado de sus derechos básicos”.

La evacuación de Phnom Penh y de otras ciudades fue un suceso traumático que llevó a la muerte a unas 20.000 personas. Entre dos y tres millones de personas fueron sacadas de las ciudades y llevadas al campo. “El bien de la gente no era el objetivo de la evacuación de Phnom Penh”, asegura Ponchaud. “Su cometido era probar una teoría que había sido elaborada en el papel sin la menor mirada hacia el factor humano”. La dispersión de la población fue seguida de toda una política de purificación racial cuyas consecuencias no se habían calibrado. Las muertes, el hambre y la fatiga llevaron a una reducción de la producción que supusieron el germen de la caída del régimen.

El genocidio: casi dos millones de muertes

La alta mortalidad es una de las caras más conocidas del régimen. La estimación más comúnmente aceptada y dada por el propio Kiernan habla de la muerte de 1,7 millones de personas entre 1975 y 1979, cerca de un cuarto de la población sobre una población estimada de 7,9 millones de personas. Muchos otros dan cifras similares:

“Desde entonces [1975], quizá unos 1.5 millones de camboyanos murieron de malnutrición, trabajo excesivo y enfermedades mal diagnosticadas y tratadas. Al menos otros 200.000, y probablemente algunos miles más, fueron ejecutados sin juicio previo como “enemigos de clase”, asegura Ponchaud.

Uno de los supervivientes al régimen más célebres, el ingeniero Pin Yathay, asegura en su libro “Tu vivras mon fils” que, si no se hubiera producido la invasión vietnamita, el balance sería mucho más trágico, puesto que concebían una sociedad de tan sólo un millón de personas para luego comenzar la repoblación. La guerra civil posterior (1979-1999) terminaría con entre 30.000 y 40.000 víctimas más.

El hambre y la fatiga fueron la principal causa de la mortalidad y también la principal razón por la que Kampuchea Democrática se quedó muy lejos de las previsiones de producción de arroz realizadas por el régimen. En su Plan Cuatrienal (1977-1980), se establecía como objetivo la producción de entre dos y tres cosechas anuales de arroz. Cada hectárea debería proveer de tres toneladas de arroz anuales. Los malos datos económicos llevaron al Angkar, organización central que dirigía el país, a sospechar de posibles fraudes dentro de los rangos intermedios del régimen y a iniciar las purgas internas.

El fin del régimen de los Jemeres Rojos: la guerra con Vietnam

La desconfianza fue creciendo y pronto se fijó en uno de sus antiguos aliados: Vietnam. Aunque las relaciones había sido tensas desde la toma de poder de los Jemeres Rojos por la disputa de algunas islas fronterizas y de la zona de Kampuchea Krom, en el discurso oficial se había mantenido la amistad entre ambos países. Sin embargo, a mediados de 1977 las tropas de Kampuchea Democrática entraron en territorio vietnamita, causando un balance de un millar de muertos y heridos. Desde ese momento, la tensión entre ambos países fue aumentando, lo que llevó a la invasión vietnamita de principios de 1979.

El 7 de enero de 1979 el régimen de Pol Pot cayó, depuesto por las tropas vietnamitas. Las fuerzas de los Jemeres Rojos huyeron hacia la frontera con Tailandia y el nuevo gobierno, liderado por Heng Samrin, un antiguo cuadro de los Jemeres Rojos, firmó un tratado de amistad con los vietnamitas que convirtió al país en una especie de protectorado. La protesta del rey Sihanouk ante las Naciones Unidas llevó a la organización internacional a condenar la invasión y a seguir considerando a los Jemeres Rojos como el gobierno legítimo de Camboya.

La situación posterior a la caída de los Jemeres Rojos no hacía fácil una reconstrucción, tal y como la describe Dominique Luken-Rozen:

La inseguridad reina en el campo, lleno de saqueadores, hay miles de ancianos, huérfanos y viudas, las zonas rurales están amenazadas por el hambre, las infraestructuras destrozadas, el territorio está infestado de minas antipersona y de obús, la administración ha desaparecido y faltan cuadros y gente instruida para recomponer el aparato del Estado”

Tras la caída de los Jemeres Rojos, continuaron los enfrentamientos entre la guerrilla y el nuevo gobierno. El acuerdo de paz no se firmará hasta el año 1991, aunque los Jemeres Rojos no respetarán lo establecido en París y continuarán con sus ataques, muy incrementados durante las elecciones de 1993, las primeras tras el genocidio. La muerte de Pol Pot en 1998 marcará el fin de los Jemeres Rojos y el inicio de una Camboya definitivamente en paz.

No obstante, hasta el año 2004 se ha constatado la presencia de algunos grupos de guerrillas marginales, especialmente en las zonas de la jungla de Ratanakiri, en el este del país, aunque eran grupos con una capacidad de acción limitada.

pixel El régimen de los Jemeres Rojos

3 comments
Deja tu comentario »

  1. […] Ver el post que resume el periodo de los Jemeres Rojos […]

  2. […] problema de las disputas comenzó tras el régimen de los Jemeres Rojos, el brutal gobierno comunista que dirigió el país entre 1975 y 1979 , periodo en el que la […]

  3. […] a Sihanouk, el antiguo rey depuesto por Lon Nol, quien se había aliado con los ya conocidos como Jemeres Rojos. Sería su primera experiencia política de la que desertó en 1977, dos años después de que […]