Estoy leyendo: Tras la huella del verdugo de Nic Dunlop

19. abril 2012 | Por | Categoria: Camboya, Destacados, Jemeres Rojos, Libros sobre Asia


nic dunlop1 Estoy leyendo: Tras la huella del verdugo de Nic DunlopCuando estaba preparando la sentencia definitiva a Duch, me leí de nuevo la excelente biografía que el fotoperiodista irlandés Nic Dunlop escribió sobre el antiguo torturador jefe de los Jemeres Rojos. No soy una gran aficionada a las biografías, pero el retrato que Dunlop ha perfilado de Duch es simplemente magnífico. Con un cuidadoso repaso sobre su vida, recompuesto a través de documentos y los testimonios de familiares, víctimas y amigos, Dunlop acerca al lector al doloroso régimen de los Jemeres Rojos que costó la vida a más de 1,7 millones de personas en menos de cuatro años.

Como toda buena biografía, Dunlop no solo repasa los eventos más significativos de la vida de Kaing Guek Eav, el verdadero nombre de Duch, sino su compleja psicología. En uno de los capítulos, uno de sus antiguos subordinados le decía al irlandés:

“Tenía muchos caracteres distintos, que variaban según las diferentes situaciones. Era una persona excepcional. Podía convertirse en cualquiera. Podía interpretar el papel de un gigante, de un hombre cruel, de un hombre gentil, de un hombre triste o de un hombre miserable.”

François Bizot, el antropólogo francés que había estado bajo su custodia en 1973, ya había perfilado su carácter contradictorio en su libro “El Portal”. Dunlop investiga, sin embargo, un lado de Duch en el que nunca se adentró Bizot: su familia. Retratado como un padre modelo, Duch tuvo a su primer hijo dentro de la prisión S21, en la que supervisó la muerte de unas 16.000 personas. Tuvo hasta cuatro hijos y se convirtió al cristianismo poco después de la muerte de su mujer en un ataque a su vivienda, pérdida que el propio Duch asegura que le afectó mucho.

El relato de Dunlop es mucho más que una simple descripción de la vida de un verdugo. Es el testimonio de la búsqueda que el autor hizo del antiguo director de la prisión S21, cuyo rastro se había perdido. Sin su búsqueda quizá Duch nunca se habría sentado en el banquillo de los acusados en el Tribunal Internacional que juzga a los principales responsables de las muertes.

El libro, publicado en 2006, termina antes del inicio de su juicio, cuya primera sesión tuvo lugar en febrero de 2009. El relato probablemente no hubiera cambiado mucho, ya que las audiencias han demostrado de nuevo el carácter voluble de Duch, quien pasó del arrepentimiento a pedir la absolución en unas pocas semanas.

En cualquier caso, el relato de Duch es probablemente uno de los más recomendables para adentrarse en la historia sobre los Jemeres Rojos y el trágico legado que estos dejaron a Camboya.

Si te interesa, puedes comprar el libro aquí

Artículos relacionados:

pixel Estoy leyendo: Tras la huella del verdugo de Nic Dunlop

Deje su comentario

CommentLuv badge