Economía de Vietnam, un futuro poco claro

27. octubre 2012 | Por | Categoria: Destacados, Vietnam


vietnam1 Economía de Vietnam, un futuro poco claro

Vietnam ha sido durante años una de las grandes referencias para los estudiosos del desarrollo. Su rápido crecimiento ha estado acompañado de importantes mejoras para la población, lo que le ha hecho ganarse la reputación del país-estrella para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de 2015.

Hasta el año 2009, había pocas dudas de que Vietnam cumpliría o estaría cerca de cumplir los ocho ODM (el más alejado era, tal vez, el referido al medio ambiente). El número de personas bajo el umbral de la pobreza había disminuido rápidamente desde el 37 por ciento en 1998, al 12,3 por ciento en 2009. La escolarización estaba en el 95,5 por ciento de los niños en la escuela primaria y la mortalidad infantil se había reducido a la mitad. Mientras, Vietnam registraba un crecimiento anual medio de entre el 7 y el 8 por ciento, uno de los más altos del mundo.

La crisis, como en tantos otros casos, torció las cosas. En 2009, el crecimiento había bajado al 5,32 por ciento y aunque al año siguiente hubo una importante recuperación y el crecimiento sobrepasó el 6,7 por ciento, la población en situación de pobreza ya había aumentado casi dos puntos.

Desde entonces, Vietnam se desacelera poco a poco y, según las previsiones del gobierno, el Producto Interior Bruto crecerá un 5,2 por ciento este año, el ritmo más lento registrado en los últimos 13 años. Esto ha llevado tanto al Partido Comunista como al primer ministro, Nguyen Tan Dung, a disculparse públicamente por la mala gestión de la economía, algo extraño en un país donde el concepto de “perder la cara” implica no reconocer los errores cometidos.

“Reconozco seriamente mi responsabilidad política como líder del ejecutivo y admito mis errores de forma sincera ante la Asamblea Nacional, el Partido, y la gente por los fallos y debilidades del gobierno en la gestión y regulación, en especial en comprobar y supervisar las operaciones de los conglomerados y corporaciones estatales”, aseguró el primer ministro el pasado lunes.

Sin duda, tener tan solo en cuenta el PIB es muy engañoso. Ninguna economía puede mantener altas tasas de crecimiento durante demasiado tiempo y es lógico que se vayan desacelerando. Incluso China ha reducido su nivel de crecimiento. Sin embargo, la economía de Vietnam no es tan sólida como la de China y, a pesar de su buen comportamiento en exportaciones, hay poca inversión para que éstas sean algo más que arroz y gambas. Vietnam lleva además años sufriendo algunos problemas económicos a los que no termina de hacer frente.

¿Cuáles son los principales problemas de la economía de Vietnam?

Tras la guerra de Vietnam, el gobierno comunista implantó una dura planificación económica, con una colectivización de la tierra y las fábricas. Esto hizo que la recuperación de un país devastado por décadas de conflicto fuera muy lenta. En 1986, Vietnam comenzó su particular perestroika, incluso antes de que lo hiciera la propia URSS. El llamado Doi Moi supuso la descentralización de buena parte de la gestión económica, una mayor apertura al exterior, una política de concesión de derechos de explotación sobre la tierra y la liberalización de ciertos sectores con la formación de un sector privado.

El impacto fue, como se puede ver en el cuadro anterior, inmediato y en tres años Vietnam había pasado de un crecimiento del 2,8 por ciento al 7,3. Más de 25 años después, la estructura económica de Vietnam tiene aún las características de una economía en desarrollo. En este sentido, los servicios, aunque en continuo crecimiento gracias al turismo, suponen el 38 por ciento del PIB, mientras que en los países desarrollados suele situarse en cifras superiores al 60 por ciento. Aunque con niveles similares a los servicios, la industria es la principal fuente económica de Vietnam, con un 40 por ciento del total del PIB y la agricultura sigue manteniendo un puesto importante con el 22 por ciento del PIB, según datos del CIA Factbook.

Retomando las palabras del primer ministro, éste ya apuntó a uno de los principales problemas de la economía de Vietnam: las empresas estatales. Su producción supone todavía un 40 por ciento del PIB ycontrolan algunos de los sectores estratégicos del país, como la electricidad, el cemento, las telecomunicaciones o los barcos.

Muchos analistas aseguran que la ineficiencia de estas empresas es una de las principales razones de los problemas económicos de Vietnam. La falta de transparencia y las inversiones irresponsables en negocios que poco tenían que ver con el principal, como karaokes o grandes edificios, han disparado la deuda del país. Una de las que más quebraderos de cabeza ha dado al gobierno ha sido Vinashin, una naviera, que ha tenido que ser reestructurada para hacer frente a sus 4.500 millones de deuda. Sin embargo, los responsables, como en tantas otras ocasiones, han sido perdonados por su gestión.

debt Economía de Vietnam, un futuro poco claro

Esto nos lleva al segundo problema de la economía de Vietnam: la corrupción. Como en tantos otros países asiáticos, los sistemas clientelares suponen un importante freno a la competitividad económica. Según el Índice de Percepción de la Corrupción realizado por Transparencia Internacional, Vietnam se sitúa en el puesto 113 de 183 países (en el primer puesto está el menos corrupto y en el último, el que más). Un informe realizado por la misma organización asegura que la mayor parte de los vietnamitas que viven en las ciudades han percibido un incremento de la corrupción entre los años 2007 y 2010. Este índice es mayor en Hanoi, sede del gobierno. Así, la policía, los funcionarios, la educación y la justicia son los sectores más afectados.

Vietnam lleva años hablando de cómo atajar este problema con bastante poco éxito. En 2005 aprobaron una ley anticorrupción, que obliga a declarar los bienes de políticos y funcionarios, y se ha establecido una estrategia anticorrupción para 2020. Sin embargo, las declaraciones de bienes siguen siendo privadas y no hay una legislación sobre prebendas a los políticos o sobre la financiación de los partidos.

inflacion Economía de Vietnam, un futuro poco claro

El otro gran enemigo de Vietnam es la inflación, que ha estado disparada desde el año 2004. En 2011, la tasa de crecimiento de precios fue casi del 19 por ciento. Según Credit Suisse, la expansión monetaria que ha habido en Vietnam durante los últimos años es la principal razón de la elevada inflación que ha sufrido el país. Los datos parecen corroborar esta teoría y los periodos de mayor crecimiento o de mayor estímulo impulsan una mayor inflación durante el siguiente ejercicio.

El gobierno es consciente de estos problemas y ha anunciado nuevas medidas para atajarlos. Así, el primer ministro aseguró que se creará una agencia para gestionar la deuda en 2013 y que se va a controlar mejor a las empresas estatales. Sin embargo, la eficacia de estas medidas es más urgente ahora que nunca, ya que Vietnam, como el resto de economías del Sudeste Asiático, tiene que reformarse rápidamente para adaptarse a la llegada entre 2015 y 1018 de un mercado común para los 11 países de la ASEAN.

pixel Economía de Vietnam, un futuro poco claro

One comment
Deja tu comentario »

  1. Excelente artículo, Laura.

    Si bien es cierto que se nota muchísimo el desarrollo que han sufrido Hanoi y HCMC, todo indica que la economía se está desacelerando y al gobierno se le terminan las opciones para mantener ese imparable ritmo de crecimiento que ha llevado siempre por bandera. El principal problema es la inflación, como dices, y el segundo es la corrupción, que afecta en cierta manera también a la productividad de las empresas estatales. La reciente sentencia a pena de muerte a un funcionario corrupto -la primera que se aplica en Vietnam- parece un compromiso por la lucha contra la corrupción, aunque en el fondo puede que se trate más bien de un castigo ejemplar, tratándose de una condena tan sumamente desproporcionada.

    En cualquier caso, es importante saber reconocer a tiempo los problemas y admitir los errores. El gobierno de Vietnam ya ha dado el primer paso. Veremos si el país es capaz de cumplir con las previsiones.

    Saludos