Estoy leyendo: “Chicas de fábrica” de Leslie T. Chang

22. noviembre 2012 | Por | Categoria: China, Destacados, Libros sobre Asia


La semana pasada publiqué un artículo sobre los trabajadores migrantes en China en el blog Carro de Combate. Parte de la información la recogí de uno de los últimos libros que he leído recientemente: “Chicas de fábrica” de Leslie T. Chang. El libro es un interesante relato sobre la vida de las jóvenes migrantes que con su fuerza de trabajo han conseguido convertir a China en la fábrica del mundo.

Se calcula que en China hay unos 250 millones de trabajadores migrantes, de los que un tercio son mujeres. Una buena parte de ellas trabaja para las miles de fábricas que producen todo tipo de productos, donde prefieren a las mujeres porque, según Chang, son más disciplinadas y fáciles de controlar. La autora,  una americana de origen chino, se adentró en la vida de estas trabajadoras durante los dos años que pasó dos años en la ciudad china de Dongguang, uno de los principales centros productivos del país.

chicas de fábrica2 Estoy leyendo: Chicas de fábrica de Leslie T. Chang

Chicas de Fábrica de Leslie T. Chang

Consiguió ganarse la confianza de dos de estas mujeres que trabajan en las cadenas de montaje. A través de las historias de las dos jóvenes, Chang analiza sus anhelos, sus relaciones personales, su intento de conquistar mejores trabajos, sus logros y sus fracasos. La autora dibuja una personalidad de las trabajadoras de las fábricas mucho más compleja de lo que nos solemos imaginar. La movilidad laboral es constante, gracias a la numerosa oferta y a sus propias aspiraciones, y ellas intentan ser disciplinadas y adquirir nuevas destrezas para conseguir mejores puestos. Se preocupan por su aspecto, algunas quieren encontrar un buen marido, otras prefieren posponer la decisión sine die. Son, al fin y al cabo, todas diferentes.

Uno de los capítulos más interesantes es, quizá, el de la vuelta a casa durante el Año Nuevo. En esa época, similar a nuestras Navidades, unos 150 millones de personas vuelven a sus lugares de origen para pasar una semana (a menudo la única del año) con sus familias. En una de las ocasiones, Chang pudo acompañar a una de estas jóvenes a su pueblo natal y ver el aura de éxito que envuelve a las trabajadoras migrantes cuando cuentan a sus familiares y antiguos vecinos la vida en la ciudad.

El retrato de Chang es, en general, bastante positivo. Para estas jóvenes, poder salir a trabajar a la ciudad es una especie de liberación y muchas no quieren volver. El libro no entra apenas en las condiciones de trabajo que tienen en las fábricas, aunque sí cuenta cómo algunas se enfrentan a fraudes o a jornadas interminables. Y que aún así son optimistas.

Chang entra además en la cara más amable, aunque no por ello falsa, de la industrialización en China. Cómo muchos hermanos pequeños han conseguido ir a la Universidad gracias a que los mayores han trabajado en fábricas, cómo se ha mejorado la vida de cientos de millones de personas y se ha ido formando poco a poco una nueva clase media-baja, que es en sí misma un suculento target publicitario.

En el artículo de Carro de Combate, hablo también de otro libro, “Scattered Sand” de Hsiao-Hung Pai, que se adentra más en la cara sombría, en aquellos migrantes que no son felices, que quisieran volver pero no pueden, o que desempeñan trabajos peligrosos, como en las minas o como guardias de seguridad. Un libro también muy interesante, aunque de momento no está traducido al español.

Volviendo al libro de Chang, la autora repasa además su propia historia familiar, en la que muchos de sus miembros también fueron trabajadores migrantes o directamente exiliados tras la victoria del comunismo. Intercala así los relatos de las jóvenes migrantes y la historia de su abuelo, un funcionario de la República de China que fue asesinado durante la guerra civil, y cómo este capítulo afectó a varios miembros de su familia, incluido su padre, que emigro con su madre y sus hermanos a Taiwán.

Más información en Amazon

pixel Estoy leyendo: Chicas de fábrica de Leslie T. Chang

Comentarios cerrados