Las heridas abiertas de la guerra de Bangladesh

5. marzo 2013 | Por | Categoria: Bangladesh, Destacados


8466025904 b41f180502 z Las heridas abiertas de la guerra de Bangladesh

Protestante del movimiento Shahbag en Bangladesh./ Rajiv Ashrafi

Bangladesh se desangra estos días entre el más absoluto silencio mediático. Desde el jueves pasado, unas violentas protestas se han llevado la vida de al menos 60 personas y cada día se suman nuevas víctimas. Las heridas de la guerra de la que surgió Bangladesh como país siguen abiertas y los juicios que ahora investigan las atrocidades cometidas durante el conflicto han sido como poner un dedo en la llaga.

Bangladesh tuvo un nacimiento sangriento y traumático. Desde la independencia de India en 1947 y hasta 1971, Bangladesh formó parte de Pakistán, un extraño país (un absurdo cartográfico, lo llamaría Manu Leguineche) dividido en dos regiones separadas por 1.600 kilómetros de distancia. Ambos territorios, controlados desde Islamabad, la actual capital de Pakistán, compartían poco más que la religión, el islam. Una de sus principales diferencias era el idioma, que Islamabad intentó homogeneizar, marginalizando el bengalí e imponiendo el urdu. Las tensiones fueron creciendo poco a poco hasta que el conflicto estalló en 1971. La llamada “Guerra de Independencia de Bangladesh” fue brutal y costó la vida de hasta 3 millones de personas, según las estimaciones más elevadas. Sin embargo, no fue sólo un conflicto independentista. Una parte de la sociedad de Bangladesh se alineó con el ejército de Pakistán, lo que provocó además una guerra civil interna.

Seguir leyendo en Miradas de Internacional

En El Mundo Desencajado puedes leer:

pixel Las heridas abiertas de la guerra de Bangladesh

Comentarios cerrados