Los secretos de Ieng Sary

14. marzo 2013 | Por | Categoria: Camboya, Destacados, Jemeres Rojos


14iht sary2 inline popup Los secretos de Ieng Sary

Ieng Sary durante una sesión de su juicio./ Tribunal Internacional de los Jemeres Rojos

A Ieng Sary siempre le parecía que la cosa no iba con él. Conocido como “Hermano Número 3″, Ieng Sary fue uno de los principales líderes del sangriento régimen de los Jemeres Rojos que, sólo entre 1975 y 1979, acabó con la vida de al menos 1,7 millones de personas en Camboya. Entonces, poco más de 7 millones de personas vivían en el país asiático.  “¿Tengo remordimientos? No. No lamento nada porque  no fue mi responsabilidad”, aseguró poco después de desertar del movimiento comunista en 1996. A pesar de su tranquila conciencia, en 2007 fue arrestado y comenzó su proceso en el Tribunal Internacional que juzga los crímenes cometidos por el gobierno liderado por Pol Pot. Desde entonces, su batalla se había centrado en evitar el juicio y entorpecer el proceso quizá en espera de lo que ha ocurrido hoy. Porque al final el tiempo le ha dado la razón y se ha ido sin ser condenado; ha muerto esta mañana por causas aún desconocidas.

A Ieng Sary se le notaba cada vez más apagado. Poco quedaba de la fuerza que desprendía cuando era el Ministro de Asuntos Exteriores del Jemer Rojo y su viceprimer ministro. O cuando, después de la caída del régimen, controló el comercio de gemas en la región de Pailin, en la frontera occidental con Tailandia. Durante los últimos meses, dormitaba a menudo detrás de sus gafas durante las largas sesiones de su juicio, cuando no se levantaba continuamente para ir al baño. En raras ocasiones aguantaba más de tres horas seguidas escuchando a los testigos que relataban las atrocidades en las que había participado. Durante los últimos meses había sido hospitalizado en varias ocasiones por problemas del corazón y desde el pasado 4 de marzo había permanecido ingresado.

Ni siquiera en los últimos momentos de su vida los remordimientos aparecieron. Desde el inicio del proceso oral contra él en junio de 2012, junto a otros tres otros dirigentes del régimen, Ieng Sary se negó a hablar o a responder a las preguntas del Tribunal o la Fiscalía. Se guardó con él sus secretos y con él se fueron.

Y, sin duda, Ieng Sary sabía mucho, a pesar de haberlo negado durante años. Muy cercano a Pol Pot, fue junto a él uno de los cofundadores del movimiento Jemer Rojo. Más allá de amigos y camaradas, eran familia, casados ambos con las hermanas Khieu (Ponnary, en el caso de Pol Pot, y Thirith, con Ieng Sary). Ieng Sary formó además siempre parte del núcleo “duro” del régimen y numerosos documentos dirigidos a él demuestran que estaba al tanto de purgas y matanzas. Él, sin embargo, nunca reconoció los cargos de crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y genocidio que se le imputaban. Repetía, una y otra vez, que eso no iba con él, que la culpa era sólo de Pol Pot.

Ieng Sary ponía como condición para colaborar con el Tribunal la anulación de su proceso, que su defensa consideraba en contra del derecho internacional, ya que Ieng ya había sido condenado anteriormente por los mismos crímenes. Curiosamente, en ese juicio, celebrado en 1979 “in absentia” (sin que los acusados estuvieran presentes), se condenó tanto a Pol Pot como a Sary a la pena de muerte (ver “Los dos juicios a Pol Pot“). Ésta, evidentemente, nunca se ejecutó.

La defensa alegaba también que su cliente había sido amnistiado en 1996 por el rey Norodom Sihanouk a cambio de desertar junto a buena parte de las tropas que aún apoyaban a los Jemeres Rojos. Fue el inicio del fin precipitado del movimiento de resistencia que continuaba controlando buena parte de la frontera con Tailandia y del sur del país y que terminaría con la muerte de Pol Pot en 1998 y el arresto de Ta Mok un año después.

La noticia de la muerte de Ieng Sary es una noticia terrible para Camboya, que ve mermada cada vez más sus posibilidades no sólo de encontrar justicia, sino de poner algo de claridad sobre el periodo del Jemer Rojo. Su mujer, la ministra de Asuntos Sociales del régimen, Ieng Thirith, ya fue liberada en septiembre de 2012 después de ser declarada “incapaz” para seguir el juicio debido a la demencia que padece. Sólo quedan dos acusados más:  el número dos e ideólogo de la organización, Nuon Chea y el exjefe de Estado, Khieu Samphan, ambos también octogenarios y poco colaboradores (especialmente en el primer caso). Probablemente, ellos también se llevarán sus secretos a sus tumbas.

pixel Los secretos de Ieng Sary

2 comments
Deja tu comentario »

  1. Acabo d descubrir tu página y me encanta.
    Tb vivo en el sureste asiático. Estuve varios meses en Vietnam y ahora en Camboya y estoy maravillada con la historia d este país y los contrastes y la realidad actual.

    Buscando más cosas sí con tu página. Me gusta mucho. Enhorabuena,

  2. Una vez conquistado el poder en 1975 , Saloth Sar llevó a cabo una drástica política de reubicación de la población de los principales centros urbanos hacia el campo como una medida determinante hacia el tipo de comunismo que deseaba implantar. Los medios empleados incluyeron el exterminio de los intelectuales y otros “enemigos burgueses”. El resultado de ello fue la desaparición de entre un millón y medio y dos millones de personas. Tomando las estadísticas presentadas por K. D. Jackson, el 17 de abril de 1975 , año en el cual los jemeres rojos tomaron Phnom Penh , había en Camboya una población de 7,3 millones de habitantes, mientras que tres años después, en 1978 , la población disminuyó a 6 millones.