Claves de las elecciones presidenciales en Indonesia

8. julio 2014 | Por | Categoria: Destacados, Indonesia


9013009998 a74da2e6ff z 600x385 Claves de las elecciones presidenciales en Indonesia

Jokowi parte como favorito en las encuestas, pero los resultados parecen muy ajustados en las elecciones de Indonesia./ Embajada de EE.UU. en Jakarta

Indonesia celebra mañana las terceras elecciones presidenciales de su democracia, reinstaurada hace 16 años con la caída del general Suharto. Será además el primer cambio a través de las urnas en la Jefatura del Estado, puesto que las dos primeras convocatorias electorales las ganó Susilo Bambang Yudhoyono, quien ya no puede presentarse por la limitación de dos mandatos que establece la ley.

Muchos ojos están puestos en Indonesia. No en vano, es el cuarto país más poblado del mundo, la tercera mayor democracia y el país con un mayor número de musulmanes. Para muchos, este último dato es el más interesante, ya que se ha visto en Indonesia un ejemplo de democratización en países de mayoría musulmana, especialmente tras la Primavera Árabe.

Indonesia, apuntábamos antes, es una democracia joven. Tras su independencia de los holandeses después de la II Guerra Mundial, se implantó una democracia en el país presidida por Sukarno, pero el propio líder independentista se volvió hacia el autoritarismo y promulgó la “democracia guiada” (un concepto similar a la “democracia disciplinada” que ahora reina en Myanmar). Un golpe de Estado lo depondría y a la cabeza del país se colocaría el general Suharto, tras una masacre a los comunistas que ha sido expuesta recientemente  en el documental “The Act of Killing” de Joshua Oppenheimer.

La crisis asiática de 1997 haría crecer el descontento social contra un régimen, el llamado “Nuevo Orden”, que se basó durante tres décadas en políticas neoliberales y la represión política. Las masivas protestas de 1998 harían caer al gobierno de Suharto y se instauraría un nuevo periodo o Reformasi (Reforma) que daría paso a la democracia actual. Indonesia tiene, por tanto, todos los problemas de una democracia en pañales, por lo que toda convocatoria a las urnas supone un hito y más en este caso que los resultados prometen ser ajustados.

Para otros, el aspecto económico es lo más interesante de Indonesia. Con casi 250 millones de habitantes y sus 17.000 islas, es uno de los países de la zona que más rápidamente crece y forma parte de los llamados MINTs (Marruecos, Indonesia, Nigeria y Turquía), el nuevo cuarteto de países que podría desbancar a los BRICs (Brasil, Rusia, India y China) como favoritos de los inversores. Algunos análisis prevén incluso que Indonesia se colocará en séptimo lugar de la economía mundial en el 2030.

 Cómo se elige al presidente en Indonesia

El pasado mes de abril se celebraron elecciones legislativas que serán decisivas en las presidenciales de mañana, a pesar de ser dos comicios en un principio independientes. Así, a diferencia de la mayoría de sistemas presidencialistas, en Indonesia los partidos necesitan tener al menos un 25 por ciento de votos en las legislativas o un 20 por ciento de escaños en el parlamento para presentar un candidato. Los que no lo consiguen, intentan buscar alianzas, pero con tal limitación, la carrera admite pocos contendientes.

Lo demás se parece bastante al sistema francés: si un candidato consigue más del 50 por ciento de votos en la primera vuelta, gana. Si no, los dos más votados pasan a la segunda. No obstante, al igual que el sistema estadounidense, el candidato debe presentarse en duo con una propuesta de vicepresidente. Tras tres días de reflexión, mañana, 187 millones de votantes están llamados a las urnas, de los que 67 millones son primeros votantes que ya han cumplido los 17 años que establece la ley para votar. Curiosamente, aquellos que estén casados, tengan la edad que tengan, también pueden votar.

Los contendientes

Hay dos contendientes en la carrera presidencial, cada uno con un perfil muy diferente. Durante meses, el favorito había sido el actual gobernador de Yakarta, Joko Widodo, más conocido como “Jokowi”. Hijo de una familia humilde, Jokowi es visto como todo lo contrario a lo que ha gobernado hasta ahora en Indonesia: es a ojos de muchos un ciudadano más. No tiene lazos previos con políticos ni vinculaciones con el régimen de Suharto. Ha sido muy popular durante el último año, después de conseguir algunos logros importantes en Jakarta. Sin embargo, su ventaja se ha reducido rápidamente durante los últimos meses en favor de su rival, el ex-general Prabowo Subianto. Prabowo representa todo lo contrario a Jokowi. Es el antiguo yerno de Suharto y ha sido acusado de violaciones de derechos humanos en la provincia de Papua. La elite lo apoya y su imagen de gobernante férreo lo está aupando en las encuestas.

Algunos analistas aseguran que las promesas de ambos candidatos no son muy diferentes. Es cierto que en los asuntos clave, que veremos más adelante, las propuestas han sido bastante similares: crecimiento económico, mejores infraestructuras y lucha contra la corrupción. Pero su visión del Estado difiere completamente y mientras Jokowi se ha comprometido a consolidar la democracia, Prabowo se muestra partidario de volver a la Constitución de 1945, lo que ha sido visto como una posible vuelta al autoritarismo.

Los asuntos clave de las elecciones en Indonesia

  •  Corrupción: Susilo hizo de la corrupción su caballo de batalla. Consiguió, en parte, buenos resultados y durante los últimos años se ha visto caer a personajes clave por sus corruptas prácticas. Indonesia sigue, sin embargo, teniendo un problema serio con la corrupción, y tanto Jokowi como Prabowo han prometido acabar de diferentes maneras con ella.
  • Desigualdades económicas: a pesar del fuerte crecimiento económico, 32 millones de indonesios aún viven bajo el umbral de la pobreza. Es un problema que ya analizamos en este artículo: Indonesia ha sido capaz de reducir su tasa de pobreza rápidamente, pero también desanda los pasos dados con la misma celeridad en cuanto las cosas se atascan un poco.
  • Infraestructuras: Jakarta, la capital de Indonesia y una de las ciudades más grandes del mundo, con cerca de 20 millones de personas, acaba de iniciar la construcción de su primera línea de metro. Esto habla por sí mismo de la grave carencia de infraestructuras que hay en Indonesia y será uno de los principales desafíos del nuevo presidente.
  • Conflictos religiosos: hay mucha preocupación por el aumento de la represión de minorías por parte de la mayoría sunni, con quema de iglesias y bombas en templos budistas. Especialmente delicada es la situación de la minoría Ahmadiyah, quienes hace tres años sufrieron un ataque en el que tres hombres fueron asesinados. También ha habido conflictos entre otros grupos étnicos.
  • Medio ambiente: Indonesia acaba de sobrepasar a Brasil como el país con la tasa de deforestación más rápida del planeta. Los masivos incendios que cada año cubren fundamentalmente la isla de Sumatra suponen una catástrofe ecológica no sólo para Indonesia, sino para buena parte de la región que se ve sumida en época seca bajo un manto de humo. La situación es crítica, porque los bosques de Indonesia son uno de los pulmones del mundo y albergan a miles de especies únicas.
pixel Claves de las elecciones presidenciales en Indonesia

Comentarios cerrados